El peligro de que el bebé se duerma en la silla del coche

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Dejar que el bebé duerma en la silla del coche o en la de paseo sin supervisión es muy peligroso. Esta aseveración puede resultar chocante, exagerada o alarmista. Sin embargo, tiene una explicación.

El bebé Shepard Dodd de Oklahoma, Estados Unidos, murió en 2015 después de quedarse dormido en su sillita. La posición de la cabeza comprometió el aire que entraba por sus vías respiratorias y le causó asfixia. Desde el trágico suceso, sus padres no han cejado en su intento de intentar de concienciar a otros a través de su experiencia.

Por qué debemos vigilar al bebé cuando duerme en la sillita

Asfixia postural del bebé

El lugar más adecuado para que un bebé duerma es la cuna, esto es de sentido común. Sin embargo, los bebés no pasan todo el tiempo en la cuna, están en brazos de sus padres, en la sillita de paseo o en la del coche, donde también inevitablemente echan alguna cabezada. 

No se trata de evitar que duerman si tienen sueño, algo que sólo causaría estrés al bebé y un agotamiento innecesario, simplemente de supervisar su sueño. Y es que el bebé no tiene control de su cabeza, sobre todo en sus primeras semanas de vida, por lo que, si no está bien colocado, o el movimiento del coche le hace cambiar de posición, es posible que la cabeza caiga hacia adelante y se bloqueen las vías respiratorias produciendo asfixia. Es lo que se conoce como asfixia postural o posicional.

Cuando sentamos a un bebé en una silla, ya sea en la del coche o en la de paseo, hemos de vigilar su posición y colocar bien los arneses. De lo contario, su cuerpo podría flexionarse demasiado sobre sí mismo, por lo que el tórax y el abdomen quedan comprimidos. Si a esto se le añade que el bebé se duerme y su cabeza cae hacia adelante, la dificultad para respirar es aun mayor, impidiendo que le entre aire. Si los padres no estamos pendientes y no corregimos la posición, existe peligro de muerte.

Varios estudios aseguran que el nivel de saturación de oxígeno baja cuando el bebé está sentado en la silla, en vez de estar tumbado en la cuna. Por ello se recomienda no exceder el tiempo que el menor está en posición sentado, sobre todo cuando aun no controla su cuerpo.

Recomendaciones de seguridad para el uso de las sillas de coche en bebés

- Abrochar correctamente al bebé en la silla, sin dejar que las cintas estén flojas, ni siquiera cuando le sacamos y le dejamos en casa metido en su silla para no despertarle ya que el bebé puede moverse y su respiración verse comprometida.

- Nunca dejarle sin supervisión. Hemos de estar pendientes tanto en el coche como si vamos de paseo o estamos casa, de que su cabeza esté colocada correctamente y no haya caído hacia delante impidiéndole respirar correctamente. 

- Limitar el uso de las sillitas de coche para los viajes en carretera, no para los paseos, sobre todo en recién nacidos.

- No usar las sillas de coche durante períodos de tiempo muy largos y, si realizamos un viaje en coche, parar para que el niño pueda recuperar la postura y oxigenarse.

- Las sillas no sirven para que los bebés duerman.