Un bebé sufre lesiones irreparables por algo que todos tenemos en casa

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

El teléfono móvil, las llaves del coche, el mando a distancia de la televisión... ¿eres consciente de la cantidad de aparatos con baterías que tenemos en casa? Aparentemente inofensivas y sin embargo tan peligrosos para nuestros hijos...

El caso de Emmett sirve para alertar a todos los padres. Cualquier niño está en peligro. Cualquier padre puede sufrir este descuido. Te contamos su historia para que a partir de ahora extremes la precaución y retires de su alcance todos estos objetos. 

El caso del bebé que se tragó una batería y ahora tiene lesiones irreparables en su cuerpo

El peligro de las pilas y los niños

Emmett era apenas un bebé. Un bebé con la curiosidad de un niño de su edad. Un bebé que empezaba a explorar un mundo divertido y misterioso. Su forma de comprobar la textura, sabor y forma de los objetos, era llevándoselos a la boca

Su casa estaba 'preparada' para sus rapidísimos gateos. Los interruptores tapados, los cajones con dispositivos para que no pudiera pillarse las manos... pero sus padres olvidaron algo que todos tenemos en casa y que dejamos a su alcance sin pensar en el daño que puede hacerles: los aparatos con pilas. 

Los padres de Emmett tenían, como todos, mandos a distancia, llaves, relojes, móviles... Y Emmett no tardó en descubrir cómo abrir la tapa 'misteriosa' del mando del DVD. Se tragó la batería. Y una simple pila cambió su vida para siempre. 

Emmett sufrió quemaduras en traquea, esófago y estómago. Se ha sometido a más de una treintena de intervenciones. Le han tenido que extirpar 5 centímetros de esófago, y sus cuerdas vocales quedaron paralizadas. 

El pequeño estuvo apunto de morir. Tendrá problemas para comer el resto de su vida, y de momento, no puede hablar. Así que sus padres, una vez superada esa primera fase de remordimientos y culpas, han decidido contar su historia, para que ningún niño más sufra el mismo accidente que su pequeño. De paso, colaboran con una campaña creada para la seguridad de los niños frente a las baterías. La ha puesto en marcha Energizer, y se llama The Battery Controlled. Las pilas de botón de litio pueden generar quemaduras gravísimas en el interior del cuerpo, y son muy fáciles de ingerir por un niño. No existe tratamiento, pero sí prevención . Los padres, en este caso, son los únicos que pueden evitarlo.

Vídeo del caso de Emmett, el bebé que se tragó una pila y sufre terribles lesiones