Ventajas de la homeopatía

Cinco razones para usar la homeopatía en los niños

La homeopatía busca que el propio organismo, con ayuda de pequeñas cantidades de sustancias curativas, se autoestimule y consiga una curación. Está basada en unas sustancias naturales que han sido diluidas múltiples veces con el fin de conseguir un producto muy suave, pero a su vez eficaz. La homeopatía se basa en la ley de similitud, que consiste en administrar pequeñas dosis que, en grandes cantidades, serían tóxicas para el paciente y podrían hacer que enfermase. La homeopatía cura produciendo los síntomas por los que se enferma, pero en magnitudes tan pequeñas que nuestro organismo apenas las percibe. En este sentido, esta terapia alternativa sigue los mismos mecanismos que las vacunas.

Imagen

Cinco razones para usar la homeopatía con los niños

1.Es una medicina segura
Es importante que las medicinas que administremos a nuestros hijos no presenten efectos potencialmente adversos. Los medicamentos homeopáticos son preparados a base de hierbas, algunos minerales y una baja dosis de sustancias del reino animal. Son medicinas que no afectan a la digestión, no bajan las defensas, no producen alergías y, por lo general, no producen daño alguno a los niños, aunque los utilicemos por un tiempo prolongado.

2. Es una medicina efectiva y rápida
Los homeópatas observan que la medicina homeopática responde muy rápidamente a los tratamientos. Es una medicina efectiva para prácticamente todos los tipos de afecciones frecuentes, como la fiebre, el resfriado, la tos y la diarrea, entre otras.

3. Es una medicina natural con base científica
La homeopatía está basada en el principio natural de curación que dice que "lo similar cura lo similar". La efectividad de la homeopatía puede ser probada científicamente, gracias a su utilización a lo largo de 200 años.

4. Es una medicina que fortalece las defensas de los niños
Las infecciones infantiles aparecen, muchas veces, debido a las bajas defensas de los niños. Los tratamientos homeopáticos actúan a un nivel profundo, en la raíz de la enfermedad, llevando asociado un aumento en las defensas de los niños. Debido a que la homeopatía mejora la resistencia de los niños, éstos dejan de estar enfermos con tanta frecuencia.

5. Es una medicina amigable para los niños
El sabor de los glóbulos homeopáticos es dulce y, por tanto, resultan más agradables y son mejor aceptados por los niños. Su absorción es rápida e instantánea. Se disuelven rápidamente en agua, en la leche o en zumos. Por lo tanto, son medicinas que no causan náuseas ni dolores de estómago. Si se siguen las orientaciones médicas, la homeopatía puede ser una gran aliada en el desarrollo de una infancia saludable y resistente a las enfermedades.

Fuente consultada:
- Revista "Mundo nuevo". Chile