Cuando la mujer está preparada para ser madre

El deseo de ser madre llega a casi todas las mujeres

El deseo de ser madre, de tener y cuidar de los hijos, llega a casi todas las mujeres, pero la decisión depende mucho de la realidad y de los valores de cada una de ellas.

La decisión de ser madre no debe transformarse en una obsesión ni tampoco en una circunstancia sin consecuencias. Cuando una mujer siente que está preparada para ser madre, el deseo de tener un hijo le llevará a realizar grandes cambios en su vida.

Qué supone el ser madre

Prepárate para ser madre

Tener un hijo es una responsabilidad y un compromiso, una decisión que debe ser meditada con tranquilidad, confianza y sinceridad. Sentirse preparada para ser  madre es una cuestión que circula por la cabeza de muchas mujeres en algún momento de sus vidas.

El deseo de ser madre, de tener y cuidar de los hijos, llega a casi todas las mujeres, pero la decisión depende mucho de la realidad y de las circunstancia de cada una de ellas. Algunas no dudan, lo tienen clarísimo; otras lo quieren, pero se sienten inseguras, no preparadas; y otras, aunque lo deseen tanto como las demás, no encuentran o no disponen de un hueco en su vida para tener un hijo.

En todo caso, la decisión de ser madre no debe transformarse en una obsesión ni tampoco en una circunstancia sin consecuencias. 

Qué es necesario para ser madre

Para ser madre no se requiere título ni experiencia. Los niños no llegan al mundo con un manual de instrucciones debajo del brazo. Nadie nace preparada para ser madre. Sin embargo, las mujeres que están intentando estar preparadas para ser madres pueden contar con mucha información sobre salud, educación, embarazo y parto, a través de los libros y de los medios de comunicación. Incluso ya existen algunas escuelas para padres.

La experiencia de cada mujer, de cada madre, es única, personal, e incomparable. Una madre con o sin pareja, biológica o adoptiva, será siempre una madre, sin diferencias. La discrepancia residirá en la forma de recibir a cada hijo, educarle y cuidarle.

Antes de ser madre, prepárate bien

No obstante, existen algunos factores que deben considerar las mujeres que están deseando ser madres.

- Pareja. Es aconsejable que tengas una pareja con quien compartir el embarazo, la educación y los cuidados del bebé. Es importante para un bebé el tener una mamá y un papá. Una madre sola puede perfectamente encargarse de un bebé, pero si tiene la complicidad y el compañerismo de una pareja, mejor.

- Información. Es importante estar muy bien informada sobre los gastos que supone tener un bebé. Es recomendable que tengas algo ahorrado para que puedas hacer frente a los gastos, que se disparan principalmente en los últimos meses del embarazo, y durante la preparación para la llegada del bebé. Es necesario planificar económicamente el embarazo.

- Visitas prenatales. La salud un aspecto a valorar cuando decidas a ser madre. Las visitas prenatales al ginecólogo te ayudarán a conocer tu estado de salud y a corregir las posibles deficiencias antes de quedar embarazada. Además, una buena alimentación conciliada con una vida saludable, te ayudarán a quedar embarazada con más facilidad, y también a que tengas un embarazo y un parto más sanos.

- Momento emocional. Es aconsejable que no concibas un bebé si estás viviendo un momento de tensión provocado por alguna enfermedad, o una separación de pareja, o una crisis en el trabajo. Algunas mujeres piensan que un embarazo puede solucionar algunos problemas, sin embargo están equivocadas. Sólo sería un problema añadido. Aléjate de los estados de tensión porque pueden repercutir negativamente en tu estado de ánimo, pudiendo llevarte a estados de ansiedad y depresión.

- Mentalización. Es necesaria una mentalización para afrontar todo lo que pueda pasar durante un embarazo. Es necesario estar preparada y utilizar la ilusión para que las molestias propias del embarazo no produzcan desánimo o quejas. El embarazo NO es una enfermedad. Busca mantener pensamientos positivos en cuanto al embarazo. Aléjate de las ideas preconcebidas y de las quejas obsesivas. Equilibra las emociones y céntrate en cada momento de una forma positiva.

- Consejos. Oír la experiencia de otras madres, de las abuelas, por ejemplo, es muy recomendable. Sin embargo, recuerda que cada familia es distinta y no siempre se debe seguir los consejos. Lo mejor es dejarte orientar por ti misma o por el obstetra.

- Paciencia. Cuando una mujer está convencida de que quiere ser madre, no siempre lo consigue al primer intento. En este caso, no debes dejar que la inseguridad te invada. Ten paciencia. Todo llega cuando tenga que llegar. No te desesperes jamás.

- Resuelve tus dudas. Es importante que aclares todas tus dudas en cuanto a quedarte embarazada con el médico. Fertilidad, edad, riesgos, alimentación, salud, etc. Que no te escape ninguna cuestión. Así te sentirás más segura. Si deseas tener un hijo, no acumules dudas.