11 formas de reaccionar mal si tu hijo adolescente saca malas notas

Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos en la adolescencia ante las bajas calificaciones o suspensos

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Ante las expectativas que nos marcamos con las capacidades de nuestros hijos y sus correspondientes boletines de notas, deberíamos plantearnos lo siguiente: ¿Qué es más importante: que nuestro hijo adolescente sea feliz o que tenga buenas notas? Mientras reflexionas esta pregunta, te brindamos algunas pautas para no reaccionar mal cuando tu hijo adolescente saca malas notas en el colegio o instituto.

Recuerda que, aunque tu hijo (que se embarca ahora en la adolescencia) saque calificaciones bajas o suspensos, necesita el apoyo y acompañamiento de sus padres. Por ello, debemos adecuar nuestras expectativas y exigencias al nivel y rendimiento real de cada uno de nuestros hijos.

¿Qué hay detrás de las bajas calificaciones en la adolescencia?

Cuando un adolescente saca malas notas

Lo primero que deberíamos hacer ante unas malas notas es averiguar qué puede estar pasando en el mundo interior de nuestro hijo. Esto nos ayudará a saber el porqué detrás de las bajas calificaciones. Entre los motivos, puede haber alguno o algunos de los factores que siguen:

- Sobrecarga de actividades.

- Pereza.

- Falta de interés.

- Ausencia de motivación.

- Falta de buenos hábitos con el sueño, la alimentación y los propios estudios.

- No saben estudiar para el nivel que tienen que asumir (les faltan técnicas de estudios).

- Temas emocionales o conflictos sociales (con amigos, pareja o la propia familia).

- Baja autoestima.

- Falta de reconocimiento, valoración... (por parte de la familia o los propios profesores).

En definitiva, puede ser que tu hijo adolescente sienta que no es importante para nadie (ni siquiera para él mismo) o que no se sienta querido ni por él ni por su entorno familiar o de amigos.

Averigua qué está sucediendo y si es necesario acude a un profesional que te dé orientación y pautas para dar a tu hijo el apoyo que necesita y necesitáis, porque no siempre sabemos, como padres, lo que tenemos que hacer ante ciertas circunstancias y por ello, la ayuda de un profesional siempre es una buena opción.

Cómo ayudar a tu hijo adolescente que ha suspendido en el colegio

Las bajas calificaciones de los adolescentes

A continuación, hay que darles a los adolescentes estrategias para ayudarles a enfrentarse a esta situación motivada por las malas notas y los sentimientos que estas les han provocado.

Esto significa darles herramientas para ayudarles a solventar los problemas que conllevan los suspensos, como pueden ser: frustración, apatía, rabia, desconsuelo, desmerecimiento o, incluso, sentirse que no son suficientes o no están a la altura de las expectativas de los demás. El trabajo con la autoestima y el amor propio aquí, es esencial.

Es importante también que les ayudemos a luchar por lo que quieren conseguir, que valoremos el esfuerzo que están poniendo independientemente del resultado que hayan obtenido, hacerles sentir que estamos de su parte y que, como ellos, queremos salir de esta situación lo mejor posible.

Hazle sentir a tu hijo adolescente que estás orgullosa de cómo se enfrenta a sus responsabilidades y que, aunque el suspenso es responsabilidad solo suya, podéis buscar juntos los factores a los que puede que se haya debido.

Formas de reaccionar mal si tu hijo adolescente saca malas notas

Reaccionar mal con las malas notas de los adolescentes

Tras unas malas notas o el boletín de la evaluación lleno de suspensos, hay algunas estrategias que los padres podemos poner en marcha. Aquí van algunas pautas que te ayudarán en este momento.

1. No lo des todo por perdido. Por el contrario, es importante empezar a construir nuevos hábitos saludables de sueño, de alimentación y por supuesto de estudio.

2. Es momento de mejorar la comunicación efectiva para acompañarle en las necesidades que tu hijo adolescente manifieste.

3. No te muestres distante. Es mejor mostrar cariño y comprensión ante la situación que está viviendo. A ti no te gusta ver que tu hijo ha sacado malas notas, pero a él o ella tampoco le resulta agradable suspender.

4. Evita decirle: 'te has quedado sin vacaciones' o 'ya no sales más' o 'despídete de tus amigos hasta septiembre'... Esto solo ayudará a que la rabia se instaure más en tu hijo y a que se revele en lugar de sentirse comprendido.

5. Evita hacerle sentir culpable, lo que queremos es que se responsabilice y aprenda de este tipo de situaciones, no que se sienta mal.

6. No te desentiendas de los estudios de tu hijo porque ya es mayor. Por el contrario, aumenta el número de reuniones con los tutores y profesores, que sienta vuestro interés por sus estudios de una manera más activa. Esta estrategia también evitará que os pille por sorpresa sus malas calificaciones a final de curso.

El rendimiento escolar de los adolescentes

7. No le hagas reproches ni le hagas sentir un fracasado.

8. Evita montar en cólera (aunque tengáis motivos para estar enfadados). Resultará más útil reflexionar sobre la situación y después hablarlo desde la tranquilidad (tanto la tuya como la de tu hijo).

9. Evita los castigos pero muéstrale a tu hijo adolescente las consecuencias de sus actos: fuera ciertos privilegios, determinar horarios de estudio y realizar un plan de estudio conjuntamente para que sea el propio adolescente el que se comprometa con la situación y las consecuencias.

10. Recurre al feedback positivo cada vez que te sea posible y recuerda, que valoramos el hecho o esfuerzo y no tanta a la persona.

11. Intenta que equilibre las horas de estudios, de amigos, de familia, de ocio y de descanso. Es importante que enseñemos a nuestros hijos a organizar su tiempo y a establecer prioridades.

No le amargues las vacaciones a tu hijo adolescente por las malas notas ni tampoco te las amargues tú. Recuerda la pregunta inicial, ¿queremos que nuestros hijos sean felices? Encuentra una respuesta para ti y para tu hijo y ponedla en práctica.

Y por último, no olvidéis que hablar (la buena comunicación) con nuestros hijos (y sobre todo nuestros adolescentes que ya sabemos que a veces tienden a ser un poco rebeldes) desde la calma y la compresión harán que se sientan en un entorno familiar de confianza y seguridad y por supuesto, en un entorno donde se siente querido.

Puedes leer más artículos similares a 11 formas de reaccionar mal si tu hijo adolescente saca malas notas, en la categoría de Comunicación y socialización en Guiainfantil.com.