Lo que esconden las malas notas de los niños

Qué no debemos hacer los padres si el niño llega con suspensos o malas calificaciones escolares

Alba Caraballo Folgado

Nuestro hijo llega a casa apesadumbrado y temeroso, saca el boletín de calificaciones de su mochila y nos las enseña: ha suspendido una o varias asignaturas. Es entonces cuando en la mayoría de casos se suceden los reproches, enfados, gritos e incluso castigos. Los padres nos tomamos las malas notas de los niños como algo personal y solemos enfocar la situación justo al revés de cómo deberíamos. Pero muchas veces no nos preguntamos qué hay detrás de estos malos resultados o bajo rendimiento académico.

Por qué sacan malas notas los niños

Las malas notas de los niños pueden esconder esto

Antes de ponernos a cometer todos los errores posibles fruto del enfado, debemos analizar lo que están escondiendo las malas notas de los niños.

Las malas notas no son siempre el resultado a la mala gestión del niño, a su irresponsabilidad o a su pereza a la hora de afrontar los estudios. En muchas ocasiones hay otras causas detrás, porque, en definitiva, a nadie le gusta suspender, ni desea obtener malas notas. La mayor parte de las veces, las notas esconden otros problemas:

- Son el resultado a un estado depresivo del menor. Si el niño se siente triste, tendrá más dificultad para concentrarse en el estudio.

- Están pasando por momentos delicados en casa, ya sea por peleas familiares o la separación de los padres.

- En el colegio está sufriendo acoso de otros compañeros o no se siente integrado en el grupo.

- No está siendo motivado correctamente por profesores e incluso por los padres. Carece de los estímulos necesarios.

- No tiene una buena técnica de estudio, no se le ha enseñado correctamente a estudiar.

- Puede esconder un problema de aprendizaje u otros trastornos, como el TDAH.

Cómo averiguar lo que esconde el bajo rendimiento escolar de mi hijo

Por qué suspenden los niños

Para saber cuál es la causa de las malas calificaciones de nuestro hijo, debemos hablar con él y tratar de buscar juntos el motivo que ha llevado al pequeño a tener un bajo rendimiento académico.

Sin embargo, también será muy útil ponernos en contacto con el profesor o profesora del niño y hablar sobre qué está ocurriendo. Es muy posible que la solución a las malas notas de los niños sea una intervención conjunta desde el colegio y desde casa.

Tras una tutoría con el maestro, podemos decidir que resulta conveniente ir con el niño a un especialista pedagogo o psicólogo, en caso de que las malas notas sean continuadas. Este nos ayudará a encontrar las causas del fracaso escolar, si existe algún problema de aprendizaje, si debemos reforzar a nuestro hijo o hija en una dirección u otra... Y nos dará algunas claves para saber cómo actuar.

Esta figura del orientador está presente en muchos centros escolares, pero también podemos llevar al niño a alguna consulta externa al colegio.

Qué no debemos hacer los padres si el niño llega con malas notas

Cuando los niños tienen malas notas

Los padres solemos darle demasiada importancia a las notas de los niños (más de la que realmente tiene, si nos paramos a pensarlo). Por eso, cuando vemos suspensos o calificaciones bajas en sus boletines a final de la evaluación o cuando termina el curso, nos solemos enfadar mucho. Con el berrinche, es fácil caer y cometer algunos de los errores que comentamos a continuación.

- Insultarle
Jamás utilizar las palabras 'vago', 'tonto' o 'irresponsable'; ni frases como 'te lo dije' o 'ya sabía yo...'. Son etiquetas que dañan la autoestima del niño. Es preferible decirles que ellos pueden lograrlo y hacerles sentir que confiamos en sus capacidades. La motivación en positivo siempre consigue más logros que las descalificaciones y los insultos.

- Tomarlo como algo personal
Los niños no sacan malas notas para castigarnos o para rebelarse contra nosotros. Dramatizar en exceso es contraproducente.

- Castigarle
El niño que ha recibido malas notas, ya ha tenido una sanción. Es más positivo construir y trabajar en lo que podemos hacer para revertir la situación, ya sea en recibir apoyo extraescolar, dándole las herramientas necesarias para aprender a aprender o fomentando el diálogo, el esfuerzo y el trabajo.

- No darle apoyo
Las malas notas escolares nos hablan de un problema que está atravesando el niño. Ya sea que esté pasando por una situación personal complicada o se deba a un problema de aprendizaje, debemos estar a su lado, hacerle saber que todo se solucionará y nosotros estaremos allí siempre para ayudarles. Ante todo, debemos evitar que el niño se sienta rechazado o un fracaso.

Cómo reaccionar si los niños llegan con malas notas

Las buenas calificaciones escolares de tus hijos

Ya hemos aprendido algunos de los errores que no debemos cometer cuando los niños llegan con malas notas. Pero entonces, ¿cómo debemos reaccionar cuando tienen suspensos?

- Respirar y mantener la calma
A veces, es complicado controlar el enfado. Por eso, antes de decir o hacer algo de lo que luego nos podemos arrepentir, es mejor retirarnos un momento y respirar (o beber agua) para retomar la calma. Cuando estemos más tranquilos, podremos tratar mejor la situación.

- Buscar la causa y darle soluciones
Como ya te hemos comentado, hablar con el niño y con su profesor ayudará a encontrar soluciones para las siguientes evaluaciones.

- Apoyar al niño y darle cariño para reforzar su autoestima
Tal y como señala el estudio 'Propuesta didáctica para la mejora de la autoestima en Educación Primaria' (de Alicia María Miranda para la Universidad de Valladolid), a través de las calificaciones el modelo educativo evalúa las capacidades cognitivas y aptitudinales de los niños. Por este motivo, es normal que los niños tomen estas notas como una evaluación de su propia persona, lo que afectaría de forma directa a su autoestima. No es extraño, por tanto, que los malos resultados escolares se traduzcan en baja autoestima.

- Motivar a los niños
La motivación es imprescindible en el aprendizaje. Cuanto más motivados estén los niños, más ganas e ilusión por aprender tendrán. Por ello, debemos buscar formas creativas para transmitirles motivación por los estudios. Podemos decirles frases de ánimo, podemos utilizar recursos educativos que les permitan aprender a través del juego, podemos formar grupos de trabajo con sus amigos...

Puedes leer más artículos similares a Lo que esconden las malas notas de los niños, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.