Qué hacer cuando tu hijo saca malas notas o suspensos en el colegio

¿Qué hay detrás de las malas calificaciones y cómo mejorar el rendimiento escolar?

Yurena Ramos
Yurena Ramos Maestra y psicóloga

Cuando los niños llegan a casa con el boletín de notas y vemos suspensos o está todo aprobado pero las notas no son muy brillantes, los padres, que muchas veces nos puede la presión, pensamos aquello de que algo anda mal, de que no se están esforzando. ¿Hay que castigarles? Si aprueba todo, ¿hay que darle un premio?, ¿qué podemos hacer para mejorar su rendimiento escolar? Resolvemos todas las dudas para saber qué hacer cuando tu hijo saca malas notas en el colegio.

Cuando tu hijo saca malas notas en el colegio... ¿qué hacer?

Si tu hijo saca malas notas

La etapa escolar de niños y niñas va a ser muy importante, ya que les va a marcar de cara al futuro. Cómo la vivan ellos, según cómo sea su experiencia en la escuela, así se desenvolverán en su vida adulta. Por eso debemos sentar bien las bases del conocimiento para que puedan aprender a aprender, para que estudien desde la motivación y no solo desde el hecho de memorizar conceptos.

Cuando nuestro hijo trae malas notas escolares, ya sean de fin de trimestre o de curso, no debemos valorar solo ese número, sino todo el esfuerzo que hay detrás. ¿Y si resulta que ha sacado calificaciones bajas o suspensos?

¿Hay que castigar a los niños por sacar suspensos?

Qué hay detrás de las malas notas del colegio

Castigar a los niños por las malas notas no tiene nada de positivo. Solo se trata de un número. Donde en educación infantil se pone 'apto', 'necesita mejorar', en primaria y cursos posteriores se usa la escala del 1 al 10, del 1 al 100 o de la A a la F; pero a final de cuentas, es solo eso: una cifra o letra. Y no podemos dejar que ese número determine qué es nuestro hijo (es un vago, es un desastre...) ni puede resumir todo el esfuerzo que hay detrás a lo largo de todo el curso.

Por eso, castigar a los niños por ese número en concreto, sin evaluar el trabajo que hay detrás, tiene poco sentido. Si nos centramos solo y únicamente en la nota final, si premiamos o castigamos, si les exigimos que saquen siempre notables o sobresalientes, estamos dejando de lado aspectos tan importantes como que cada niño aprende a su ritmo.

Si se ha esforzado y solo ha sacado un 5 ¿hay que castigar al niño por eso? Si no ha sacado buena nota porque no ha dado todo lo que podía, ¿no sería mejor tratar de motivar al niño o ayudarle a que estudie de una forma más eficiente?

Además, no podemos olvidar que estas notas solo hacen referencia a los contenidos meramente curriculares, pero que hay otros aprendizajes que los niños tienen que hacer en el colegio y en casa. Por ejemplo, ¿ha aprendido tu hijo a ser un buen compañero? ¿Y a ser feliz? Hay OTRAS notas escolares que los niños también pueden recibir.

¿Qué hay detrás de las malas calificaciones de tu hijo?

Castigar a los niños ante los suspensos escolares

Detrás de una mala nota puede haber, como acabamos de mencionar, una baja motivación, una preocupación del niño o niña que impida que se centre en hacer bien sus tareas. Sin duda, los problemas emocionales afectan al rendimiento escolar de los más pequeños y, por ende, acaba causando notas bajas.

Detrás de una mala calificación puede haber también unos conocimientos mal adquiridos. En estos supuestos, además de volver a retomar las lecciones oportunas, hay que hablar con el niño para que entienda que estamos ahí, que somos su apoyo, que no está solo, que puede confiar en nosotros. Ante todo, la comunicación con nuestro hijo nos ayudará a que se sienta respaldado y capaz de remontar esas malas notas.

[Leer +: Cuando tu hijo adolescente saca malas notas]

Consejos para mejorar el rendimiento escolar de los hijos

Mejorar el rendimiento escolar de los niños

Para que los niños puedan mejorar su rendimiento escolar, para que como marca el currículo saquen buenas notas (pero sobre todo para que se esfuercen, aprendan y vayan motivados a la escuela) tendremos en cuenta estos consejos.

1. Habla con el maestro de tu hijo 
Habla con el profesor o profesora del niño para que, de cara al curso o trimestre que viene, podáis trabajar codo con codo y que el pequeño pueda mejorar su rendimiento escolar. Puede que no se trate tanto de conocimientos, sino de timidez o baja autoestima. Estas charlas o tutorías son muy necesarias para comenzar con el cambio.

2. Evalúa si tiene los conocimientos previos adecuados
Revisa los conocimientos que tu hijo tiene para ver si, por ejemplo, no puede comprender bien el concepto de la multiplicación porque aún no domina bien las sumas. Observa al niño y pregunta al maestro qué tal le han ido las evaluaciones de inicio de curso en las que se ve cómo de bien tiene adquiridos los conocimientos. En caso de que sea necesario, los niños tendrán que repasar aquellas asignaturas en los que flaquean.

3. Refuerza la lectura
Trabaja la comprensión y la velocidad lectora con tus hijos, ya que es básico para cualquier asignatura. Si no tienen la capacidad adecuada para leer los enunciados difícilmente podrán resolver los ejercicios.

4. Revisa los hábitos de estudio
Las técnicas de estudio deben ser las adecuadas; si tu niño estudia 4 horas al día y suspende es que hay algo que no va bien, ¿le cuesta concentrarse?, ¿en su espacio de estudio hay distracciones?, ¿no se organiza bien a la hora de hacer los esquemas? El pequeño debe aprender a organizarse con tiempo los deberes y a estudiar de una forma eficiente.

5. Haz sentir a tu hijo que es inteligente
Las expectativas que tienes sobre tu hijo le van a marcar, saque la nota que saque; hazle sentir que es inteligente, que él puede lograrlo. Aunque no lo parezca, el modo en cómo se sienta el alumno va a condicionar su trayectoria y rendimiento académico.

6. No machaques a tu hijo
Los premios por las buenas notas no siempre son lo mejor porque, si nos centramos en eso, en lugar de educarles en el esfuerzo y la satisfacción que conlleva, le educamos en lo material. Igual de negativo es machacarles para que saquen la mejor nota o, por ejemplo, cuando nos hagan por la calle la típica pregunta: '¿qué tal las notas?' en lugar de elogiar al niño para subirle la autoestima hacemos lo contrario.

7. Analiza si es necesario contar con un apoyo escolar
Los deberes tienen que ser un momento de tranquilidad, incluso de disfrute. Si cuando te sientas con tu hijo para ayudarle con las tareas empiezan las discusiones o las charlas, simplemente no tienes tiempo de ponerte con él o ves que necesita reforzar, plantéate contar con un apoyo de un profesor extra unas horas a la semana; verás que va a ser de gran ayuda para todos.

Puedes leer más artículos similares a Qué hacer cuando tu hijo saca malas notas o suspensos en el colegio, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.