Por qué no debemos hacer regalos a los niños por las buenas notas

El error de comprar juguetes y consolas a los niños por los resultados escolares

Guiainfantil.com

El final del curso escolar llega acompañado de un sobre que contiene las notas del último trimestre junto con la nota final media resultado de todo el trabajo que el niño ha realizado durante el curso. 

En este momento pueden ocurrir dos cosas, que haya un drama en casa porque las notas no han sido las esperadas o que haya una fiesta porque el niño ha terminado de forma excelente el curso. Pues bien, la reacción no ha de ser ni la una, ni la otra. En Guiainfantil.com te explicamos por qué no debemos hacer regalos a los niños por las buenas notas.

¿Debemos hacer regalos a los niños por las buenas notas escolares?

Regalos para las buenas notas, ¿sí o no?

Una pregunta muy habitual entre los padres es: ¿Debo recompensar a mi hijo por haber sacado buenas notas? El niño ha trabajado duro y muchos padres tienden a premiar a su hijo con juguetes, videojuegos o incluso videoconsolas. Es la recompensa a todos sus meses de esfuerzo.

Y es que, algunos padres piensan que, de la misma forma que ellos reciben una compensación económica por realizar su trabajo, es justo que los niños reciban una recompensa por haber sacado buenas notas.

En cualquier caso, es un error hacer regalos a los niños por las buenas notas. ¿Por qué? Nuestros hijos han de comprender progresivamente que el proceso de aprender forma parte de sus responsabilidades. Nuestro papel es reconocerlo y valorarlo, porque sabemos que es bueno para ellos, pero no premiarlo económicamente. 

¿Qué puede ocurrir si damos regalos por el éxito académico a nuestros hijos?

  • No incentiva a los niños: los niños tendrán como motivación la recompensa y el premio, no cumplir con su trabajo, aprender a ser responsables, superar dificultades, desarrollar su potencial y, sobre todo, conocer la satisfacción por el trabajo bien hecho.
  • Fomenta el materialismo: es una forma de enseñar al niño que ha ser recompensado materialmente cuando haga algo bien. Los niños tienen muchos juguetes, tener más, no les volverá más materialistas.
  • Genera frustración: si prometes a tus hijos premios por tener notas excelentes y el niño solo consigue aprobar, se frustrará.
  • Se desvirtúa el proceso de aprendizaje: la mayor recompensa a unas buenas notas es el aprendizaje obtenido. Esto es lo que deben aprender los niños. Si obtienen regalos, pueden llegar a pensar que el objetivo de ir al colegio es conseguir regalos, no aprender. 
  • No fomentamos el valor de la responsabilidad: los niños no conseguirán ser responsables si no aprenden que es bueno que cumplan con las tareas que les corresponden.

Hacer regalos a los niños pequeños por sacar buenas notas no es una buena idea. Sin embargo sí es necesario que los padres les reconozcan el trabajo bien hecho y el esfuerzo realizado, incluso si los resultados no son los deseados.

Es importante reforzar al niño, alabar el trabajo realizado, mostrar cariño y afecto e incluso celebrar las buenas notas con alguna actividad en familia como ir al cine.

Ana Herrero: Psicóloga y coordinadora del Dpto. de Orientación del grupo Brains International Schools.