Cómo llevarte bien con tu hijo adolescente - 5 errores que lo dificultan

Consejos para comprender mejor a tu hijo durante la adolescencia

Van pasando los años y, de repente, tus hijos ya son adolescentes. Muchos padres tienen mucho miedo de esta etapa de la crianza, porque les vienen a la mente palabras como 'rebeldía', 'conflictos', 'independencia'... Para llevarte bien con tu hijo adolescente y tener una buena relación, debes evitar cometer los errores que te comentamos a continuación.

¿Cómo llevarte bien con tu hijo adolescente? Errores a evitar

Cómo llevarte bien con tu hijo adolescente

Nunca te olvides, aunque sea más alto y tenga algún que otro grano en la cara, tu hijo sigue siendo tu hijo (aunque ahora sea un adolescente). Puede que sus necesidades hayan cambiado, sigue necesitando de tu cariño, apoyo y empatía. Estos son algunos de los errores más habituales de los padres de adolescentes.

1. No empatizar con tu hijo adolescente

Tú también fuiste adolescente; nunca lo olvides, sobre todo cuando tengas que valorar algún conflicto con tu hijo o hija. Hazte las siguientes preguntas: ¿cómo me habría sentido yo cuando era adolescente si me hubiera pasado algo parecido?, ¿qué habría pensado yo en esta situación?, ¿qué habría necesitado de mis padres?

Con este sencillo ejercicio estarás haciendo el esfuerzo de tener empatía con tu hijo; por cómo se siente y qué le ha llevado a actuar de una forma determinada. La adolescencia es una etapa de cambio continuo (tus hijos pasan de ser niños a ser adultos y, por tanto, tienen características de ambas etapas lo que puede resultar un tanto contradictorio).

2. Volcar tus sueños sobre tu hijo o hija

¿Tú siempre quisiste ser biólogo pero, al final, la vida te llevó por otros caminos? ¿Quisiste aprender a tocar un instrumento musical pero por circunstancias familiares nunca lo llegaste a hacer? No caigas en el error de convertir tus sueños (sobre todo si estos fueron frustrados) en obligaciones para tus hijos adolescentes.

Está bien que hagas partícipe a tu hijo o hija de tus intereses, que les muestres qué te apasiona y que compartas tus hobbies. Pero debes ser capaz de identificar cuándo estás empezando a exigir que tu hijo o hija complete tus sueños.

3. Entrometerte en la vida de tu adolescente y tratar de controlarla

En la adolescencia, tu hijo o hija está forjando su propia identidad. Es un momento en el que pide a gritos espacio para construirse a sí mismo e independencia para tomar decisiones. Aunque a los padres les gustaría que sus pequeños les contarán todo sobre sus vidas, deben ser conscientes de que no pueden controlar sus vidas.

Pero, ¿cómo asegurarse de que un adolescente está haciendo buenas elecciones? ¿Cómo confiar en su criterio, si aún tiene mucho por vivir y poca experiencia? El trabajo debe comenzar en la infancia enseñando valores y fomentando la buena comunicación con tu hijo. Llegada la adolescencia, confía en que tu hijo actuará y tratará a los demás como le has enseñado desde que era pequeño; confía en que sabe que puede acudir a ti en caso de que tenga un problema.

Entender la adolescencia de nuestros hijos

4. No mostrar interés por aquello que le guste

Es posible que te dé igual cuál es la nueva K-pop boy band de moda; también te da igual quién ha ganado la última liga de fútbol en videojuego... Sin embargo, los intereses de tu hijo son la excusa perfecta para acercarte a él y establecer un tema de conversación agradable. Sin que parezca un interrogatorio, pregúntale a tu hijo o hija por cuál es su canción favorita, qué app usa ahora, quiénes son sus amigos, qué ha descubierto últimamente que le ha gustado... De la misma forma, cuéntale qué te gustaba a ti cuando eras adolescente.

Pasaréis un momento divertido y podrás conocer más cosas sobre tu hijo o hija. Además, se sentirá escuchado y valorado porque muestras interés por aquello que les gusta.

5. No favorecer la comunicación fluida con tus hijos

No siempre es fácil que un adolescente quiera hablar con su padre o madre sobre cómo se siente o qué le preocupa. Por ello, tener una comunicación fluida con tus hijos requiere una gran paciencia por tu parte. Es importante favorecer o buscar un momento en el que les apetezca hablar (lo que puede significar mostrarte disponible en más de una ocasión y recibir a cambio un NO por respuesta).

Una vez que tu hijo se abra a hablar contigo, es importante que te muestres abierto hacia él y que le escuches con dedicación. A veces, tu hijo no está esperando ningún consejo por tu parte, simplemente necesita que le escuches. Aunque no te lo diga en voz alta, tu hijo te sigue necesitando, también en la adolescencia.

Los padres debemos aprender de nuestros errores

Errores de los padres de hijos adolescentes

A algunos padres les cuesta admitir que cometen algunos errores a la hora de educar a sus hijos, ya que les hacen sentir que pierden su autoridad. Sin embargo, cuando los adultos somos capaces de reconocer nuestros errores, sacamos conclusiones de ellos y aprendemos de ellos (además de pedir perdón en caso de que sea necesario), nos convertimos en mejores padres. Además, estaremos enseñando a nuestros hijos que de los errores se puede aprender mucho.

Es importante, sin embargo, que sepamos identificar nuestras equivocaciones sin caer en la culpa. Es decir, no tenemos que 'machacarnos' después de cometer un error, puesto que actuar desde la culpa no nos llevará por el buen camino. Por el contrario, cuando decidimos que podemos aprender de nuestros errores, aprendemos a actuar desde la empatía y el cariño a nuestros hijos.

A pesar de que la adolescencia, a veces, sea un periodo complicado para la relación entre padres e hijos, desde Guiainfantil.com te invitamos a disfrutar; sí, disfrutarla. Porque como las etapas anteriores, que en su momento también parecían complejas, la adolescencia acabará pasando y también la echarás de menos.

Puedes leer más artículos similares a Cómo llevarte bien con tu hijo adolescente - 5 errores que lo dificultan, en la categoría de Comunicación y socialización en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: