Depresión post destete o la tristeza por dejar de dar el pecho al bebé

Cómo puede la madre lactante prepararse para ese momento de abandonar la lactancia materna

Sabina Criado

La lactancia materna no solo tiene una función nutritiva (de alimento del recién nacido) sino que también posee una función emocional, de apego y de vínculo entre el recién nacido y su madre; es aquí donde puede aparecer lo que se conoce como depresión post destete o una tristeza de la madre por tener que dejar de dar el pecho a su bebé.

Angustia y tristeza de la mujer lactante ante el destete

sentimientos ante el destete

Las sociedades científicas como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP), entre otras, recomiendan que la alimentación del bebé sea con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, y complementaria hasta mínimo los dos años de vida. Así bien, entendemos por destete al periodo de tiempo que comprende entre la introducción de la alimentación complementaria y la supresión de la lactancia materna de forma definitiva.

Lo cierto es que no todas las mujeres 'siguen esta recomendación'. Algunas mamás pueden llegar a notar un fuerte deseo de destetar, lo suelen referir como algo extraño, ya que racionalmente quieren seguir lactando, pero hacerlo les puede resultar un poco desagradable.

Esta sensación no poco común se llama agitación del amamantamiento. Simplemente significa que su cuerpo le está diciendo que es hora de finalizar la lactancia materna o destetar. En otros casos, son los bebés quienes deciden destetarse sin mostrar evidencia de estrés en ellos.

Otras mamás tienen que dejar de dar el pecho a pesar de querer continuar con la lactancia. Aquí es donde verdaderamente surge el conflicto, porque este momento puede convertirse en algo verdaderamente angustiante y estresante. Si bien es cierto que la depresión post destete no está recogida ni definida en la literatura científica, son muchas las mamás que coinciden que cuando tiene que dejar de dar el pecho sienten una tristeza profunda, malestar emocional, incluso sentimientos encontrados.

Por un lado, les da pena dejar de dar el pecho a su bebé, pero por otro saben que ese momento tenía que llegar y que es hora de introducir la alimentación complementaria, tan beneficiosa en este momento para el pequeño. A nivel fisiológico, el descenso de oxitocina, hormona encargada de la eyección de leche a través del pezón, disminuye como consecuencia del destete. El descenso de esta hormona, conocida como la hormona del amor, puede influir en la tristeza de este periodo.

Así la depresión post destete no es otra cosa que sentimientos de pena, tristeza o culpa por el hecho de tener que dejar de amamantar al recién nacido.

Cómo prevenir y tratar la depresión post destete

tratar la depresión post destete

La depresión post destete que muchas mamás refieren se puede prevenir. A continuación, te voy a dar un par de consejos que debes tener en cuenta:

- Es recomendable realizar el destete de forma progresiva, de tal manera que el bebé sea capaz de adaptarse a la nueva alimentación y la mamá a la nueva situación. El destete, por tanto, será lento, respetando los tiempos que establezcan tanto el pequeño como la mamá.

- Lleva a cabo una planificación mental. Si tienes tiempo para mentalizarte de que vas a dejar de dar el pecho a tu pequeño siempre es un punto positivo, ya que no te pillará desprevenida. Intenta disfrutar de los últimos momentos con él dándole el pecho e intenta guardarlos como un bonito y tierno recuerdo.

- Si estás atravesando una depresión post destete, no dudes en buscar apoyo en tu matrona. Sentirse apoyada en este periodo de transición es muy importante.

- Además, intenta hablar con tu pareja, familia o amigos, cuéntales cómo te sientes. Hablar del tema con la gente que quieres te ayudará a llevarlo mejor. También puedes buscar grupos de apoyo a la lactancia.

- Pasa tiempo de calidad con tu bebé. Aunque ya no estés dándole pecho, puedes continuar manteniendo el vínculo tan fuerte que habéis establecido con la lactancia materna con otras actividades como, por ejemplo, masaje infantil antes de conciliar el sueño, baño relajante, piel con piel...

En definitiva, la depresión o tristeza post destete aparece como consecuencia de la supresión definitiva de la lactancia materna. La prevención es el mejor de los tratamientos y hablar de ello con la gente que te rodea es clave.

Puedes leer más artículos similares a Depresión post destete o la tristeza por dejar de dar el pecho al bebé, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.