Preguntas y respuestas sobre la alimentación complementaria del bebé

Guía de alimentación complementaria para bebés

Cuando comenzamos a introducir la alimentación complementaria y si hemos alimentado a demanda a nuestro bebé, a veces se nos hace complicado saber qué es normal y qué no lo es a la hora de la comida, hasta el punto de estresarnos, muchas veces, sin motivo. Estas son las respuestas a las preguntas más importantes sobre la alimentación complementaria del bebé. 

Todo sobre la alimentación complementaria del bebé

Dudas sobre la alimentación complementaria

¿Es normal que mi bebé rehúse comer?

¡Por supuesto! Los bebés, al igual que los adultos pueden no tener hambre y no tener ganas de comer. Ahora, concretemos. Si el bebé es pequeño, es aún más normal que rechace la comida, porque ni siquiera sabe que eso que tiene delante es comida, así que lo hace como mecanismo de protección, ¿cómo sabe él que eso no es peligroso o tóxico? Poco a poco tomará confianza y empezará a probarlo. Si el bebé es más mayor y ya está acostumbrado a comer otro alimento diferente de la leche, podría rechazarla por diferentes motivos, puede ser que no se encuentre bien, que esté cansado o que simplemente no tenga apetito en ese momento. Como siempre, no debemos forzar al bebé, sea cual sea su motivo. 

¿Cuantas comidas puede saltarse mi bebé?

En principio, las que desee, ya que, mientras continúe tomando leche a demanda estará perfectamente alimentado.  Cuando sea más mayor, también debemos respetar su apetito, ofreciendo comida frecuentemente pero respetando si el bebé quiere o no probarlo.

¿Es necesario que le ofrezca verduras a mediodía y frutas en la merienda?

No, puedes ofrecerle lo que mejor te convenga, intentando siempre ofrecer nuevos alimentos en mitad del día y no por la tarde/noche, para poder observar si aparecen reacciones alérgicas con mayor facilidad.

¿Cuantas comidas tiene que hacer mi bebé?

Al comenzar la alimentación complementaria el bebé no mostrará mucho interés, pero a medida que va probando diferentes sabores y texturas es probable que cada vez que lo sentemos a la mesa intente alcanzar nuestra comida. Eso es buena señal, y debemos ofrecerle comida, ya sea su puré o algo de nuestro plato si es apropiado. No es necesario que haga un numero de comidas al día, simplemente debemos observar su ritmo y adaptarnos a él.

Para bebés más mayores, debemos continuar adaptándonos a su ritmo, pero, una vez que la leche deja de ser su alimento principal, sería conveniente que cada vez que los adultos comemos, el bebé también se siente a la mesa y coma, dentro lo que le marque su apetito.

¿Cuantas veces al día tengo que ofrecerle agua?

Si el bebé continúa tomando leche a demanda, el agua no es demasiado necesaria, aunque no está demás ofrecérsela junto con su comida, para que se vaya acostumbrando. Cuando son más mayores, es mejor observar lo que el bebé demanda, pero como pauta se puede ofrecer al levantarse por la mañana y al despertar de las siestas, además de en las comidas, ofreciéndola con más frecuencia cuando la temperatura es elevada.