Las cinco comidas diarias en la dieta de los niños

Cómo llevar una dieta infantil equilibrada

Los expertos nos dicen que una dieta equilibrada pasa por hacer cinco comidas al día. Pero esta afirmación aun es más importante en el caso de los niños. Es muy importante que en la infancia no falte ninguna de las 5: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.

En definitiva se trata de realizar tres comidas importantes y dos aportes extra. Las comidas se distribuyen de esta manera para aportar la energía necesaria a lo largo del día y proporcionar los nutrientes necesarios para una buena salud.

5 comidas básicas en la alimentación de los niños

Las 5 comidas al día de un niño

En Guiainfantil.com encontrarás todas la información necesaria para que las cinco comidas al día de tu hijo sean sanas, equilibradas y deliciosas.

 

El desayuno de los niños El desayuno de los niños Un buen desayuno puede prevenir problemas como la obesidad infantil y debe estar compuesto por leche, fruta o zumo e hidratos de carbono. El niño que desayuna adecuadamente tiene la energía suficiente para responder a las tareas del colegio.

El almuerzo de los niños El almuerzo de los niños El almuerzo es esa comida que realizan los niños a media mañana. Se trata de un tentempié que se toma entre el desayuno y la comida y ayuda a los niños a reponer el desgaste de energía y a no llegar con mucha hambre a la hora de la comida.

La comida de los niños La comida de los niños Cómo debe ser la comida de nuestros hijos. Consejos para conseguir una comida equilibrada en la alimentación de los niños. La importancia de la comida en la dieta de los niños.

La merienda de los niños La merienda de los niños La merienda de los niños es la tercera comida del día y debe aportar los nutrientes que no se han incluido en el resto de las comidas. La mejor y la peor merienda para los niños. Alimentación infantil.

La cena de los niños La cena de los niños Consejos para preparar la cena de los niños tras un día ajetreado en el colegio, la escuela, la guardería o un día de juegos. La cena debe convertirse también en un momento de encuentro familiar y debe ser ligera, nutritiva y equilibrada.