Los alimentos que provocan más estrés en los niños

Cómo reducir el nerviosismo y la ansiedad a través de la alimentación

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El estrés es uno de los trastornos más extendidos en la sociedad actual. Podemos pensar que el estrés esta fuera de la vida de nuestros hijos, pero, por pequeños que sean, el estrés y la ansiedad pueden ser una realidad para ellos, y la alimentación puede estar agravándolos. ¿Quieres saber cuáles son los alimentos que provocan más estrés en los niños? ¡Toma nota!

Cuidado con estos alimentos: ¡generan estrés en los niños! 

alimentos que provocan estrés en los niños

Al igual que existen alimentos que se caracterizan por sus efectos calmantes y que pueden resultar muy útiles a la hora de la cena, hay otros que, por el tipo de compuestos que contienen o por la ruta metabólica que utilizan, producen el efecto contrario: provocan estrés en el organismo, sobre todo en los más pequeños.

- Azúcares refinado
El azúcar está, lamentablemente, presente en casi todos los productos que ofrecemos a nuestros hijos, sin embargo, no en todos lo está de manera natural, y son estos los que debemos evitar si queremos mantener el estrés y la ansiedad bajo control. Si bien el azúcar no va a causar estrés por sí mismo, su consumo incrementa de manera exagerada los síntomas de ansiedad, impidiendo al organismo manejar las situaciones estresantes como lo haría de forma habitual.

- Gluten
Según algunos estudios, los intolerantes al gluten tienen, de alguna manera, un riesgo más elevado de sufrir estrés, ansiedad o depresiones, por lo que conviene estar atentos; pero además, los alimentos que contienen esta proteína, con el trigo a la cabeza, se han revelado como desencadenantes de estos síntomas, incluso en niños que no se han diagnosticado como intolerantes al gluten o celiacos. Aunque los motivos aún se desconocen, parece que esta proteína puede resultar difícil de digerir para algunos niños, aún no siendo celiacos, causando un estrés físico en el organismo que hace que se bloqueen ciertas rutas y que el organismo no pueda hacer frente a las situaciones estresantes de manera efectiva.

- Refrescos
Además de la cantidad de azúcar que contienen –o de edulcorantes artificiales como aspartamo, relacionado también con dolores de cabeza, ansiedad y cambios de humor-, los refrescos carbonatados pueden contener cafeína, uno de los principales compuestos a evitar en situaciones de estrés en adultos, más aún en la infancia.

- Cafeína
Si, entiendo que a nadie o prácticamente nadie se le pasa por la cabeza ofrecer una taza de café a un niño de 3 años, pero es que la cafeína no solo está en el café. Casi todos los productos de bollería, helados, o bebidas de sabor a café contienen cafeína, así que este sabor está totalmente descartado si queremos limitar los alimentos que potencian el estrés y la ansiedad en la dieta de nuestros hijos.

- Chocolate
Al igual que el café contiene cafeína, el cacao también la contiene de manera natural. Además, contiene teobromina, otro compuesto estimulante que puede causar los mismos síntomas que la cafeína, como nerviosismo y ansiedad. El cacao soluble, según la marca, puede estar libre de cafeína, pero cargado de azúcares, por lo que conviene estudiar a fondo el etiquetado del chocolate que ofrecemos a nuestros pequeños.

- Sal
Además de ser perjudicial para la salud, la sal afecta directamente a la presión arterial y, si el corazón trabaja en exceso, el cuerpo se resiente y se estresa. Además, según recientes investigaciones, el exceso de sal puede afectar algunas rutas neurológicas, y por tanto causar un aumento en los niveles de estrés y ansiedad en los niños.

- Comidas procesadas
Las comidas procesadas suelen ser ricas en dos ingredientes ya mencionados, sales y azúcares, además de contener harinas refinadas, y sin olvidar la larga lista de aditivos como colorantes y conservantes. Lamentablemente, alimentos ricos en sales y azúcares refinados son nefastos para la microbiota intestinal, y, a día de hoy, la importancia de ésta como primera línea de defensa del sistema inmunitario es bien conocida. Además, según estudios recientes, la microbiota intestinal tiene también una estrecha relación con el control de la ansiedad y el estrés, por lo que es mejor buscar alternativas menos procesadas o caseras de estos productos.

- Productos lácteos
Salvo los productos fermentados, mucho más fáciles de digerir, los lácteos no siempre se asimilan con facilidad, poniendo un estrés extra en el organismo, que puede aumentar la secreción de adrenalina y por tanto, los niveles de ansiedad.

Puedes leer más artículos similares a Los alimentos que provocan más estrés en los niños, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.