Cuántas veces dices NO a tus hijos al día y cuántas son necesarias

Ejercicios prácticos para mejorar la comunicación con tus hijos de manera sencilla y natural

¿Te ha pasado alguna vez coger el coche para ir a casa y llegar sin apenas recordar cómo lo has hecho? ¡Seguro que sí! Esto pasa porque muchas de las cosas que hacemos como rutina diaria las realizamos de forma automática y sin pensar. Pues bien, muchos padres siguen esta dinámica cuando llegan a casa y de forma casi automática contestan con un NO rotundo cuando sus hijos les proponen algo. ¿Cuántas veces dices NO a tus hijos al día y cuántas son necesarias?

3 motivos por los cuales debes utilizar bien la palabra NO

cuántas veces dices no a tu hijo al día

Esta dinámica de decir NO de forma rápida genera en los niños mucha frustración porque, a pesar de que su pregunta ha sido respondida, ellos no se sienten escuchados, algo que les hace sentirse poco amados y poco valorados. De ahí la importancia de analizar cuántas veces les decimos No a nuestros hijos y cuántas son realmente necesarias.

1. Saber decir NO tiene un alto valor en la educación de los niños, ya que es la palabra mágica más corta con la que podemos frenar un hecho peligroso o poco deseado. Si la decimos constantemente, la desgastamos y cómo es lógico pierde efectividad, logrando que nuestros hijos no nos pregunten la próxima vez e ignoren la respuesta. Eso por no hablar del efecto negativo que tiene para su autoestima al sentir que sus peticiones no son tomadas en cuenta.

2. Cuando se hace buen uso de la palabra NO los niños confían más en los padres pues saben que su petición o pregunta será tomada en cuenta y cuando dicen ‘no’ es porque hay motivos significativos. Saber utilizar la palabra NO es fundamental para que los niños sigan confiando en nosotros, de lo contrario estarás alimentando un futuro en el que tus hijos ocultarán, mentirán y harán cosas a tus espaldas. Es muy típico escuchar… ¡no te lo pregunte porque ya sabía lo que dirías!

3. Decir un NO razonado y desde la escucha activa es recibido por los niños con empatía y amor, por tanto les ayudamos a fortalecer su autoestima. Tendrán más capacidad de comprensión y aceptación cuando las cosas no puedan darse como ellos desean.

Como decía Francisco Quevedo: 'Las palabras son como monedas, que una vale por muchas como muchas no valen por una'.

Ejercicio para saber cómo puedes mejorar la comunicación con tus hijos y aprender a utilizar la palabra NO

mejorar la comunicación con los hijos

La propuesta consiste en analizar con verdadera atención cuántas veces decimos NO a nuestros hijos y cuántos de esos NO son realmente necesarios. Para ello te propongo hacer el siguiente ejercicio:

- Antes de irte a la cama haz un repaso del día y contabiliza aproximadamente cuántas veces has dicho que NO a tus hijos y los motivos. Te será más fácil si lo anotas en un papel.

- Valora cuántas de las cosas que has dicho NO podían haber sido SÍ. Por ejemplo, imagina que tu hijo no quiere recoger la habitación. ¿La podría recoger al día siguiente?

- Observa cuántos de los NO podrían convertirse en Sí con una comunicación asertiva. Por ejemplo, dices NO a una petición de tus hijos porque requiere tiempo del cual no dispones ese día. Quizás podrías decirles: 'Me parece buena idea, lo podemos hacer mañana que tendremos más tiempo'.

- Analiza y felicítate por los NO dichos con contundencia y en los que después de haber hecho el ejercicio de introspección sabes que eran necesarios.

Para saber decir NO a los niños se requiere de inteligencia, escucha activa, introspección y tener un deseo profundo de educar a tus hijos con amor, ayudándoles así a potenciar su autoestima. Será de gran ayuda aprender a despreocuparse por cosas o situaciones que no tienen verdadera relevancia en la educación de tus hijos y en los que en muchas ocasiones se pierde energía innecesariamente.

Puedes leer más artículos similares a Cuántas veces dices NO a tus hijos al día y cuántas son necesarias, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: