Crea tu día del sí en familia. Cómo no decir NO a los niños cada rato

Ventajas de apostar por el diálogo con nuestros hijos y de utilizar el lenguaje positivo con ellos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Decir 50 veces a la hora NO es parte del trabajo de ser padres, no lo digo yo, lo dicen en la película de moda en Netflix ‘El día del sí’. Lo que me ha dado por pensar en qué podría pasar si los padres cambiáramos nuestra forma de actuar y de poner normas y dijéramos que sí a todo lo que los niños piden. ¿Tú cuáles creen que serían las consecuencias? Pero quizás lo que esta película me ha enseñado y sobre la que he reflexionado y ahora comparto contigo es qué pasaría si quitáramos de nuestro vocabulario el ‘no’. ¿Cómo no decir NO a los niños a cada rato?

Cómo decir NO a los hijos sin usar la palabra NO a cada rato

decir no a los niños

No hace mucho hablaba yo con una madre que me decía que a la hora de la cena nunca decía ‘no’ a su hija. Si ella quería ver la tele, cenar en el sofá o que el menú de cada noche fueran nuggets de pollo, patatas fritas y nada de verdura, pues ella le decía que sí. ‘¿Y por qué?’, le pregunté yo que no me lo podía terminar de creer. Pues porque ‘se refuerza su autoestima, confía más en sí misma y, ya de paso, me ahorro las discusiones’ me contestó ella.

El caso es que me ha dado por pensar en eso ahora que ha llegado a mis oídos la película de Netflix en la que unos padres, hartos de decir que ‘no’ a sus hijos con la consiguiente discusión, decidieron hacer el día del sí. ¡Un día entero diciendo que sí a todo y no diciendo que no a nada! Los hijos, como es lógico, no se creen que sus padres vayan a superar tan tremendo reto, sobre todo, porque como era de esperar, en este tipo de films divertidos para toda la familia los hijos se meten en más de un lío.

Si yo o cualquier padre o madre del mundo eliminara el monosílabo ‘no’ de su vocabulario correría el riesgo de que en su familia reinara el caos. Sin embargo, la película y los continuos ‘noes’ que yo misma digo me han hecho pensar que igual hay una forma de cambiar o algún método para guiarles y ponerles límites, pero apostando por el diálogo, la comprensión y el respeto.

Los límites, las normas y las reglas nos ayudan a definir las conductas que son tolerables y las que no tienen que estar ahí pero, ¿y si dejamos de lado el rotundo ‘no’ solo para las situaciones de peligro? Para el resto de momentos podemos cambiarlo. Aquí te dejo algunos ejemplos que te pueden ayudar a entender mejor lo que te propongo:

- ‘No puedes correr por la casa’ por ‘Ahora en un rato salimos a la calle y corres lo que quieras’.

- ‘No sabes estudiar’ por ‘¿Quieres que te ayude?’.

- ‘No toques, que lo vas a romper’ por ‘Mira, se hace así’.

- ‘Para cenar no hay lo que pides’ por ‘Lo dejamos para el fin de la semana, ¿te parece?’

- ‘Te he dicho mil veces que no’ por ‘Lo podemos hablar’.

- ‘No puedo jugar’ por ‘Estoy ocupada, más tarde jugamos juntos’.

- ‘No pegues a los amigos’ por ‘Si les tratas así dejarán de jugar contigo’.

- ‘Hoy no vamos al parque’ por ‘Ahora tenemos que hacer otras cosas, pero el fin de semana iremos sin falta’.

- ‘No vas a jugar a la videoconsola’ por ‘¿Quieres que hagamos algo juntos?’.

[Leer más: 14 frases que los niños nunca deberían oír de sus padres]

Beneficios de utilizar el lenguaje positivo con los niños

el lenguaje positivo con los niños

Educar a los peques de la casa sin decir unas mil veces al día la palabra ‘no’ puede ser un poco más sencillo de lo que nos parece, ¡igual solo es cuestión de intentarlo! Sé que resulta imposible (y no es bueno) dar, consentir o dejar hacer a los niños todo lo que se les pasa por esa maravillosa mente que tienen, pero debemos intentar aplicar más la disciplina positiva en nuestro día a día. ¿Qué ventajas tiene apostar por el diálogo y reducir el número de veces que decimos esta palabra tan negativa de continuo?

- Si el niño está constantemente oyendo ‘no’ se bloqueará, dejará de pensar por sí mismo o mostrará su lado más agresivo. Recuerda que el cerebro humano no está programado para obedecer sino para entender y colaborar.

- Cuando los niños se educan en un ambiente más distendido y amable, dejan ver su lado más creativo y, además, colaboran más y mejor a la hora de hacer cosas en casa o en la escuela.

- Tus peques verán que eres divertida, ¡eso es algo maravilloso! Y vuestra relación se afianzará mucho. ¡Notarás un gran cambio!

- Sabrán que pueden confiar en ti y descubrirán que te pueden contar sus cosas.

- Les estás dando pie a que hablen contigo y a que expresen sus emociones.

- Su autoestima, su confianza, su seguridad, su desarrollo como persona y su iniciativa mejorarán mucho más de lo que te piensan.

[Leer más: Cuentos para trabajar la autoestima de los niños]

- Estarán preparados para tomar decisiones, ahora y el día de mañana.

- Se dirán a sí mismos: ‘Soy capaz’.

Puedes leer más artículos similares a Crea tu día del sí en familia. Cómo no decir NO a los niños cada rato, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.