El zorro embustero. Cuento corto para enseñar a los niños a no mentir

Un cuento infantil para reflexionar con tus hijos sobre las consecuencias de las mentiras

Elena Barroso
Elena Barroso Maestra y escritora de cuentos

Ningún padre o madre quiere que su hijo diga mentiras, ya que la honestidad y la sinceridad son dos valores que queremos transmitir a los pequeños de la casa. Sin embargo, para enseñar a los niños a no mentir, lo primero es darles ejemplo de ello. Los cuentos infantiles, como este cuento de Elena Barroso titulado 'El zorro embustero', también son recursos muy útiles para que los niños reflexionen sobre la importancia de decir la verdad.

A continuación podréis leer el cuento completo sobre el zorro Pitiflú pero, además, os proponemos algunos ejercicios de comprensión lectora que puedes proponer a tus hijos para trabajar el texto.

Cuento corto para hablar con los niños sobre las mentiras

Un cuento corto para enseñar a los niños a no mentir

El zorro Pitiflú era el más pequeño de los zorros del bosque. Era rápido, divertido, inteligente... A todos engatusaba Pitiflú, que hablaba sin parar. Le encantaba contar historias y también gastar algunas bromas. Adoraba ser escuchado. No había nada que le gustase más que el espectáculo de las caras boquiabiertas de asombro cuando él contaba algo.

Según se iba haciendo mayor, Pitiflú se iba haciendo más astuto. Inventaba las historias más disparatadas con tal de ser el protagonista de cada reunión. A Pitiflú lo que le gustaba era dejar a todo el mundo pasmado, fascinado, flipado, anonadado, estupefacto, maravillado...

- Caminando por el bosque, se me ha acercado un humano - contó un día - Era un humano más grande que los árboles. Me iba a disparar con un pistolón gigante pero yo, valiente, le dije: '¡¡¡ALTO!!!'... Y salió huyendo tan rápido como un avión.

Otro día se inventó que tenía un hermano zorro que se le parecía tanto, que seguro que a veces pensaban que estaban hablando con él, y hablaban con su hermano.

- ¡Hola todos! - sorprendió en una ocasión - ¡Soy el hermano de Pitiflú!

Luego reía, a solas. Con nadie podía compartir esa diversión.

Así las cosas, el zorro se fue haciendo famoso en el bosque. No por ser un gran atleta, ni un valiente, ni siquiera un excelente narrador, sino por ser un embustero. Cuando sus amigos jugaban con él, siempre acababan desconcertados: no sabían en qué momento decía la verdad y en qué momento mentía.

- Estás mintiendo, Pitiflú... - le decía su amiga Rosalía, que era la que más paciencia tenía.

- ¡De ninguna manera! ¡Yo no miento! - y volvía a mentir Pitiflú.

Su propia telaraña de mentiras iba creciendo y creciendo, le perseguía.

Una noche, la mamá de Pitiflú salió a cazar como de costumbre, con tan mala suerte que metió una de sus patas en una trampa cerca de una granja.

- ¡¡¡Pitiflú!!! ¡Estoy atrapada! ¡Pide ayuda! ¡Por favor!

Pitiflú, muy asustado, acudió a las madrigueras de todos sus amigos y conocidos:

- Mi mamá está en peligro, por favor, ¡ayudadme!

Todos desconfiaron de él. Nadie le creía. Esto debía ser otra de sus mentiras para armar alboroto.

Con la cabeza gacha y asustado, volvía Pitiflú a intentar él solo ayudar a su mamá.

- Espera. - la voz de Rosalía resonó entre los robles del bosque - Si esto que has contado ahora es cierto, yo te acompañaré.

Pitiflú sonrió a su amiga, con agradecimiento. Estaba muy avergonzado. Nunca jamás volvería a mentir.

Cómo enseñar a los niños a no mentir

Las mentiras de los niños

Hay niños que mienten en determinadas circunstancias, para evitar ser regañados o para ocultar algo que saben que no han hecho bien. Otros niños, en cambio, cuentan mentiras por el simple placer de contarlas. En cualquier caso, detrás de las mentiras de un niño suele existir una necesidad de ser escuchado, un problema de autoestima.

A veces, resulta sencillo identificar una mentira de los niños, sin embargo, en otras las señales son más confusas. En caso de duda de que algo que nuestros hijos nos dicen es verdadero o falso, podemos atender a su lenguaje no verbal. Si se ríe, están nerviosos, se ponen rojos o el tono de la voz les cambia, es posible que nos estén contando una mentira.

Además de escuchar a los niños con atención y no menospreciar aquello que nos cuentan por insignificante que sea a los ojos de un adulto, es interesante leer cuentos que ejemplifiquen lo que suele ocurrirle a las personas que no dicen la verdad.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre el cuento

Preguntas de comprensión lectora infantil

Tras la lectura del cuento de 'El zorro embustero', proponemos algunas preguntas para saber hasta qué punto los niños han comprendido el sentido de la historia, a modo de ejercicio de comprensión lectora:

- ¿Qué es lo que más le gustaba a Pitiflú?

- En el cuento aparecen algunas de las mentiras que decía, ¿recuerdas alguna?

- Con el tiempo, Pitiflú se hizo famoso en el bosque. ¿Por qué se hizo famoso?

- ¿Qué pasó cuando Pitiflú pidió ayuda a sus amigos para rescatar a su madre?

- ¿Quién ayudó finalmente a Pitiflú?

- ¿Para qué sirve decir mentiras?

Pitiflú, además, es un gran repostero. Pero es un poco desastroso y al ir a hacer un bizcocho se le han caído un montón de letras en el molde para hornear. Al sacarlas, algunas vocales se han quemado... Pon tú las vocales que faltan para formar la frase:

P I T  F L         Y A      N       M  N T I R Á     N   N C A    J   M Á S

Otros recursos para hablar sobre las mentiras con los niños

¿Qué significa ser honestos? ¿Qué pasa cuando decimos mentiras? ¿La verdad puede también hacer daño? A través de los cuentos sobre la honestidad y las mentiras que a continuación te proponemos algunos cuentos y fábulas con los que puedes reflexionar junto a tus hijos sobre estos temas.

Puedes leer más artículos similares a El zorro embustero. Cuento corto para enseñar a los niños a no mentir, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.