Consejos sobre la alimentación de la madre lactante

Cuáles son los mejores alimentos para la madre que amamanta

Estefanía Esteban

¿Existen alimentos prohibidos durante la lactancia materna? ¿Se debe cuidar de forma especial la madre lactante? ¿Tal vez algún alimento que mejora la producción de leche? 

Sabemos que las mamás tienen muchas dudas acerca de su alimentación durante la lactancia. Te damos los mejores consejos sobre la alimentación de la madre lactante. Aquí encontrarás respuesta a todas tus dudas.

Algunos mitos sobre la alimentación de la madre lactante

Consejos sobre alimentación de la madre lactante

Podríamos decir que las madres pueden comer de todo, ya que no es necesario tener una dieta especial. Sí debe similar a la dieta que se sigue durante el embarazo, que como sabrás, simplemente se basa en cuidar que sea equilibrada. Nada de comer 'por dos'. debes desterrar ese mito. 

Existen también otros muchos mitos sobre la alimentación de la madre lactante. Por ejemplo, estos: 

- No debes comer col o espárragos porque puede hacer que tu bebé rechace la leche.

- Bebe más agua y producirás más leche. esto no es así. No por beber más agua vas a producir más leche.

Es cierto que algunos alimentos cambia el sabor de la leche materna. Si comes espárragos, la leche que tome tu bebé tendrá el sabor de los espárragos. Pero también es verdad que la leche siempre tiene un sabor diferente, dependiendo de lo que haya comido su madre. De esta forma, cuando comience la alimentación complementaria, el bebé ya conocerá estos sabores, y comerá de todo sin problemas desde un principio. 

Los 5 mejores consejos sobre la alimentación de la madre lactante

Los consejos sobre la alimentación de la madre lactante tiene que ver con el sentido común: 

1. Procura que tu dieta sea equilibrada y no abuses de alimentos ricos en grasas

2. Cuida tu hidratación, pero no se trata de beber más si no lo necesitas. El cuerpo te irá pidiendo agua según lo necesite. Aprende a escuchar a tu cuerpo y bebe cuando tengas sed.

3. No retires alimentos con sabores fuertes por miedo a que tu bebé rechace la leche. Prueba a ofrecerle estos nuevos sabores y así ayudarás en un futuro a que tu hijo acepte los sabores de la alimentación complementaria sin tantos problemas. Ya no serán sabores nuevos para él. 

4. Además de agua, puedes beber zumos naturales. Las vitaminas son buenas para ti y para tu bebé. 

5. No es necesario ningún suplemento alimenticio al menos que tengas alguna deficiencia (como en el caso de la anemia) y sea tu médico quien te recomiende algún suplemento específico. No necesitas más calcio ni más vitaminas si no tienes carencias.