Inicio de la lactancia. Qué necesita comer la nueva mamá

Consejos básicos de alimentación para los primeros días de lactancia

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El comienzo del periodo de lactancia es un momento delicado en cuanto a la alimentación de la madre. Muchas recomendaciones son las que circulan de boca en boca y en Internet sobre las necesidades de la madre para producir leche de calidad y en cantidad. Pero, ¿qué necesita comer en realidad la nueva mamá al inicio de la lactancia materna?

Que ha de comer la mamá al inicio de la lactancia

qué comer al inicio de la lactancia

- La realidad es que, si bien la alimentación de la madre durante la lactancia materna no tiene por qué ser diferente de la alimentación de cualquier otra mujer, es decir, sana y equilibrada, el comienzo de la lactancia coincide también con el posparto, un momento en el que hay que reponer los micronutrientes y los líquidos que se han perdido durante el parto.

- La anemia postparto es muy frecuente en el posparto, más de un 25% de las madres la sufren aun si el parto ha sido sin complicaciones. El número aumenta de manera alarmante cuando el parto requiere instrumental y se sufren pérdidas de sangre superiores a lo habitual. 

Tras el parto es conveniente ingerir alimentos ricos en hierro para así recuperar la perdida que el parto ocasiona.  Combinar estos alimentos con otros ricos en vitamina C consigue que la absorción del hierro no hemo sea más efectiva. Son ricos en hierro hemo las carnes rojas, y no hemo las legumbres y algunas verduras de hoja verde. Para asegurar un buen aporte es también útil evitar alimentos que dificulten la absorción del hierro, como las bebidas con cafeína o los lácteos, y posponer su ingesta al menos 2h para que no interfieran. La fibra también dificulta la absorción del hierro, aunque es, por otra parte, recomendable para evitar el estreñimiento.

- El pescado y los frutos secos, son excelentes fuentes de ácidos grasos omega 3, nutrientes que se perfilan como protectores frente a la depresión posparto, y son también una fuente importantísima de yodo, el único micronutriente que puede ser necesario suplementar en las madres lactantes.

- La hidratación es también clave durante este periodo, ya que, para deshacerse de la retención de líquidos típica de las últimas semanas de embarazo y que prevalece tras el parto, y aunque parezca contradictorio, el agua es estrictamente necesaria.

- Los carbohidratos de absorción lenta son otros de los alimentos deseables en la dieta de la madre lactante, ya que no solo ayudan a recuperar la línea, controlando la ingesta calórica y permitiendo liberar energía lentamente, sino que, al estabilizar los niveles de azúcar en sangre, ayudan a la estabilización emocional y física a la madre.

Por otra parte, aunque es absolutamente cierto que los sabores de los diferentes alimentos llegan a la leche materna, estos sabores ya llegaban, a través de la placenta al líquido amniótico, por lo que el bebé ya está acostumbrado a los mismos. No es motivo suficiente, por tanto, para evitar ningún alimento durante la lactancia, y la madre puede consumir lo que desee siempre que sea una dieta sana y equilibrada.