Por qué algunas mujeres producen más leche materna que otras

La razón por la que algunas madres tienen más leche durante la lactancia

Uno de los principales temores e inseguridades de las madres que dan pecho es si producen suficiente leche, si su bebé pasa hambre, si está correctamente alimentado.

Partiendo de la base de que la leche materna es el mejor alimento que podemos ofrecer a nuestro bebé, es decir que tiene todos los componentes nutricionales que necesita nuestro hijo; es cierto que no somos capaces de controlar la cantidad que toma, al igual que lo haríamos con el biberón. Una pregunta muy común en torno a la lactancia es: por qué algunas mujeres producen más leche materna que otras.

Algunas mujeres producen más leche materna que otras: ¿por qué?

 Por qué algunas mujeres producen más leche materna que otras

Son muchos los indicios que nos indican que nuestro bebé está bien alimentado, sin embargo, solemos compararnos con otras madres, incluso con otros bebés.

Hay mujeres que producen muchísima cantidad de leche, que les rebosa, necesitan llevar constantemente protectores de pecho, sus bebés se atragantan, engordan día a día. Tienen los pechos constantemente ingurgitados.

En cambio hay otras que no necesitan llevar nada, no se manchan jamás la camisa, parece que no tienen leche, y sin embargo sus bebés están sanos y felices y engordan de manera correcta.

Salvo casos específicos de hipogalactiacada mujer va a producir exactamente la cantidad de leche materna que necesita su bebé, o sus bebés en el caso de lactancia múltiple o en tándem. Así que no debemos de mirar a nuestra amiga o nuestra vecina, si lleva o no protectores, o si sus pechos están más turgentes; debemos mirar a nuestro bebé, para buscar signos de una inadecuada producción: que no moje los pañales, que esté muy decaído, que no llore, que esté estreñido, que no se despierte para las tomas, una ganancia de peso no adecuada, etc.

El lado opuesto de la hipogalactia es el del reflejo de eyección demasiado fuerte, que suele darse cuando las mujeres producen demasiada leche. Cuando ocurre hay algunos bebés que aprenden a gestionarlo bien abriendo la boca, o separándose del pecho, en cambio hay otros que lo llevan mal, quizá por su temperamento: suelen enfadarse al pecho, se atragantan, tosen, padecen de gases, deposiciones líquidas y verdes…

La producción de leche debe de adaptarse a lo que nuestro bebé necesita, es por eso que a mayor oferta y mayor estímulo por parte del bebé mayor va a ser también la producción láctea; debemos alimentar a nuestro pequeño cada vez que nos lo demande, sin relojes y sin protocolos.  

Hay madres que sólo necesitan ofrecer un pecho, y con éste el bebé queda saciado; y otras necesitan ofrecer los dos pechos. Ambas situaciones son normales, cada lactancia es un mundo, cada bebé es único al igual que cada mujer. Es por eso que no debemos jamás comparar a dos mujeres ni a dos bebés. Lo que importa es que ambos estén bien, que la madre no tenga dificultades, dudas, inseguridades y que el bebé crezca sano y feliz.