Prolongar la lactancia materna previene el asma en los niños

Los beneficios de la lactancia materna en los bebés

Guiainfantil.com

La leche materna protege a los recién nacidos frente a enfermedades pulmonares, favoreciendo el correcto desarrollo del aparato respiratorio. Esta es una de las conclusiones a las que han llegado en un estudio de la Universidad de Manitoba (Canadá).

En este estudio se ha demostrado que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna tienen hasta un 33% menos de casos de jadeos o sibilancias durante el primer año de vida.

Te explicamos por qué prolongar la lactancia materna previene el asma.

La razón por la que la lactancia materna previene el asma en los bebés

Prolongar la lactancia materna previene el asma de los niños

Sorprende saber que en el caso de niños con madres asmáticas, la labor de prevención de la leche materna es aún más eficaz: las sibilancias se reducen hasta en un 62% en bebés que han sido alimentados exclusivamente con leche humana durante los primeros seis meses, siendo las sibilancias un importante factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades respiratorias incurables como el asma.

La lactancia exclusiva hasta los 6 meses aumenta la protección

Las sibilancias son una de las principales causas de hospitalización durante la infancia. Se trata de episodios en los que los bebés tienen dificultades para respirar durante por lo menos 15 minutos, produciendo un silbido en su pecho en cada inspiración. Según las conclusiones del estudio, en el que han participado niños de entre 0 y 5 años, entre un 20% y 50% de los recién nacidos experimentan al menos un episodio de jadeos hasta cumplir un año.

Los bebés cuyas madres tienen asma son quienes más se benefician de las propiedades de la alimentación exclusiva con leche materna en materia de prevención de enfermedades respiratorias, especialmente ante el componente genético que presenta esta enfermedad.

En cambio, los datos del estudio revelan que los bebés que abandonan la lactancia previamente o la combinan con otro tipo de alimentación, como la leche de fórmula, experimentan el doble de episodios de jadeos y mayores dificultades respiratorias. Hasta el primer año, mantener la lactancia a medida que se introducen alimentos sólidos en la dieta de los pequeños continúa favoreciendo el desarrollo de sus pulmones.

Estas evidencias científicas demuestran la importancia de la concienciación sobre el papel de la leche materna como herramienta de prevención contra enfermedades respiratorias crónicas e incurables como el asma que, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), afecta a unos 2,5 millones de niños y adultos en España. La leche materna reduce el riesgo de infecciones respiratorias, promueve el adecuado desarrollo de los pulmones y favorece la maduración del sistema inmune.

Por tanto, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantener la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses, si bien en el caso de los bebés cuyas madres tienen asma, el beneficio que les proporciona la alimentación exclusiva con leche materna aconsejaría prolongar la lactancia lo máximo posible.