Beneficios de las algas en la dieta de los niños

Las algas tienen un gran valor nutricional y son fuente de energía para los niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Las algas son alimentos de origen vegetal que provienen de los fondos marinos. Su composición nutricional es similar a la de las verduras, con un alto contenido en agua, fibra, vitaminas y minerales.

Proporcionan nutrientes esenciales, necesarios para el crecimiento y el desarrollo infantil, además de ser una buena fuente de energía sin proporcionar apenas grasa. Estos son sólo algunos de los beneficios de las algas en la dieta de los niños, conócelos todos.

Ventajas de introducir las algas en la dieta de los niños

Ventajas de las algas en la dieta de los niños 

Hay más de 20 opciones de algas en el mercado, algunas más frecuentes o fáciles de encontrar que otras:

- El alga Nori, ideal para los niños por su composición, es rica en proteínas, y vitamina A, B1, B2 y C, además de yodo, cuya función principal es regular el funcionamiento de la glándula tiroides. Contiene también ácidos grasos omega 3, que protegen el corazón.

- El alga Dulse es otra opción muy atractiva en la infancia, gracias a su contenido en hierro, magnesio y beta carotenos, precursores de la vitamina A.

Pero, ¿qué beneficios podemos obtener si introducimos las algas en la dieta de los niños?

- Como verduras que son, las algas son rica en fibra, cuya función más importante es regular el funcionamiento del tracto gastrointestinal, previniendo el estreñimiento.

- Son una fuente inestimable de calcio, cuya importancia en el crecimiento es ampliamente conocida. Así, las algas ayudan a mantener sanos y fuertes los huesos y los dientes, además de ayudar a los músculos a funcionar correctamente y al sistema nervioso a mantener las conexiones al día.  

- Previene la anemia gracias a su alto contenido en hierro. No todas las algas tienen la misma cantidad de hierro, y concretamente el alga wakame, una de las más sencillas de utilizar, contiene cantidades nada despreciables.

- Como fuente de vitamina K, las algas protegen frente a la formación de coágulos, algo muy importante para los niños, que pueden ser propensos a caerse y a llevar las rodillas marcadas casi de manera permanente. La vitamina K es esencial, transmitiendo señales a las plaquetas, encargadas de la coagulación de la sangre. 

- Adicionalmente, las algas son también ricas en sustancias antibacterianas, además de tener propiedades anti-inflamatorias según algunos estudios. Específicamente, se ha relacionado el consumo de algas con una mejora en algunas enfermedades de la piel, como el eczema. 

Cómo introducir las algas en la dieta de los niños

Algunos niños están abiertos a probar e incorporar en su dieta nuevos alimentos con facilidad, mientras que otros son más reticentes. Las algas no son plato de gusto para muchos, por lo que es probable que, solas, no tengan demasiado éxito, pero se pueden utilizar en lugar de otras verduras como acompañamiento en los platos.

Pero de hecho, si tu intención es que tus pequeños consuman algas en su dieta habitual, tu principal baza es introducirlas cuanto antes. No existen motivos por los que no puedan ser consumidas tras la introducción de la alimentación complementaria, siempre que se tenga cuidado en escoger aquellas bajas en sodio, cuyo alto contenido por su procedencia marina, es uno de los principales inconvenientes de las algas.