Los deportes de impacto provocan pérdidas de orina en la mujer

Algunos deportes debilitan el suelo pélvico de la mujer

Patricia Fernández

Es algo más común de lo que se cree, sobretodo en mujeres que han dado a luz vía vaginal, pero lo que no se conoce tanto es que los deportes de impacto como correr, hacer aeróbic o montar a caballo tambien debilitan el suelo pélvico provocando pérdidas de orina en las mujeres que los practican.

¿Qué podemos hacer?, ¿debemos de dejar de practicar deporte?... Te explicamos qué deportes de impacto provocan pérdidas de orina en la mujer y cuál es la solución.

Por qué los deportes de impacto provocan pérdidas de orina en la mujer

Los deportes de impacto provocan pérdidas de orina en las mujeres

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que se extienden desde la parte delantera de la pelvis hasta el coxis, en la espalda. Sostiene la vejiga, el intestino y el útero dentro de la pelvis.

Las funciones de esta musculatura son vitales para la salud y el bienestar de la mujer, ya que los órganos internos se apoyan sobre él. Un suelo pélvico fuerte y tonificado es primordial para el control del esfínter urinario y anal. Asimismo, juegan un papel fundamental durante el embarazo, ayudando a soportar el peso extra del bebé. Además, el suelo pélvico es el que ayuda a empujarlo a través de la vagina durante el parto.

Pero ¿cómo afecta el deporte al suelo pélvico? Hacer ejercicio físico es primordial para la salud cardiovascular, para mantener músculos tonificados y articulaciones fuertes e, incluso, para mejorar nuestro estado de ánimo. Sin embargo, ciertos deportes de alto impacto pueden poner en riesgo nuestra musculatura pélvica.

De hecho, la presión que se ejerce sobre el suelo puede provocar pérdidas de orina, conocida como incontinencia de esfuerzo. Sin embargo, un 40% de las mujeres desconoce que los deportes de alto impacto debilitan la musculatura pélvica.

Practicar running, aeróbic, tenis, pádel, equitación, baloncesto, esquí o halterofilia, pueden afectar la zona perineal y debemos evitarlos cuando tenemos los primeros síntomas de incontinencia.

Solución a un suelo pélvico debilitado

Aunque los ejercicios de alto impacto pueden afectar a nuestro suelo, tampoco es necesario dejar de hacerlos. Practicar estos deportes sin perjudicar a nuestra zona perineal es posible si los espaciamos en el tiempo y si los alternamos con otra clase de rutina: los ejercicios de Kegel.

Esta rutina, creada por el Doctor Arnold Kegel en 1940, consiste en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura pélvica. Con ella, es posible prevenir y superar la incontinencia urinaria, recuperarse tras el parto, mejorar las sensaciones durante las relaciones sexuales…

Cinco minutos al día serán suficientes para sentir los beneficios.