Mi bebé duerme mucho ¿es normal?

La razón por la que algunos bebés pueden dormir más que otros

Alba Caraballo Folgado

La mayor parte de los padres nos angustiamos durante los primeros meses de vida del bebé porque duermen pocas horas seguidas. Nos obsesionamos con que llegue el momento en que el bebé deje de hacer pequeñas siestas durante todo el día y disfrute de una noche de, al menos 6 horas seguidas de sueño.

Pues bien, también hay padres que se preocupan porque sus bebés duermen mucho. En Guiainfantil.com te explicamos por qué tu bebé duerme más de lo normal.

Por qué mi bebé duerme más de lo normal y no se despierta para comer

Cuando el bebé duerme demasiado

A dormir, como otras muchas cosas, también se aprende. Son rutinas que vamos adquiriendo, regulando así los ciclos de sueño y vigilia. Cuando el bebé nace puede dormir entre 16 y 20 horas diarias, lo cual parece mucho, pero cuando lo hace en pequeñas siestas, que tu tengas un sueño conciliador se hace complicado.

A medida que el bebé crece, es capaz de dormir cada vez más horas por la noche y menos de día, en función de su capacidad para espaciar cada vez más sus necesidades alimenticias.

Pero, ¿qué ocurre cuando el bebé está durmiendo demasiado para la edad que tiene?, ¿que pasa cuando se trata de un bebé lactante que duerme toda la noche sin despertarse para las tomas?

La realidad es que un bebé necesita dormir muchas horas, y, si es muy dormilón puedes contar hasta 20 horas de sueño totales, por lo que, a no ser que tu bebé nunca se despierte, ni siquiera para comer, no debes preocuparte en absoluto. Todo lo contrario, serás la envidia de tus amigas y vecinas. 

Eso sí, si consideras que pasan demasiadas horas entre tomas y te cuesta muchísimo despertar a tu bebé puede ser por: 

- Está pasando por una fase de crecimiento acelerado: algunos niños sufren brotes de crecimiento, y esto les incita a tener siestas mucho más largas. Algunos bebés pasan por varios períodos de sueño y, en ocasiones, las siestas que hacen pueden duran más porque está en pleno momento de desarrollo, su cuerpo gasta más energía y necesita recuperarla. 

- El bebé está en el período de la dentición: aunque la salida de los dientes hace que los niños estén más irascibles, inquietos y molestos, puede ocurrir que, les cueste más conciliar el sueño de día y sus siestas sean más cortas. Pero, de noche, se sienta más cansado, adormilado y necesite dormir más de lo normal. 

- Padecer alguna enfermedad es también motivo para que los niños duerman más. Cuando el bebé está con fiebre o malestar, su cuerpo necesita descanso adicional para combatir la enfermedad. El niño puede estar alicaído y adormilado. En cualquier caso, si se muestra demasiado cansado ante una enfermedad, no dudes en consultar a tu pediatra. 

- ¿Recibe demasiados estímulos durante el día? Quizás las excesivas visitas de amigos y familiares o mantener al bebé, por cualquier circunstancia despierto durante muchas horas, hace que después, necesite recuperar el tiempo perdido y realizar sueños más largos y profundos a pesar de tener hambre. 

En caso de que, tu bebé no se despierte nunca por sí mismo para comer, sin que existe una razón aparente para ello, es conveniente que consultes a su pediatra para que lo evalúe. 

¿Debo despertar a mi bebé si duerme mucho?

A no ser que el pediatra te recomiende lo contrario, es preferible dejarle dormir. Eso sí, si han pasado muchas horas entre tomas y se trata de un bebé recién nacido, es importante mantenerle hidratado por lo que en estos casos sí conviene no solo que se despierte sino que además controles su pañal para ver si está orinando, lo que significa que tiene una buena hidratación.