3 métodos para predecir cuánto medirá un bebé o un niño de adulto

¿Qué factores influyen en la talla o altura final de nuestro hijo?

Diana Juárez

La talla final de un niño y la talla con respecto al resto de la gente que lo rodea se toma como un reflejo del estado de salud y es por esto que muchas veces los padres y los mismos niños sienten curiosidad por saber ¿qué tan alto llegará a ser?  Y es que dentro de los cambios que se generan en el desarrollo de un ser vivo, es sin duda el aumento de tamaño lo que más rápido se percibe. Por esto en la siguiente información te contaré los 3 métodos que hay para predecir cuánto medirá un bebé o un niño de adulto

Factores que influyen en la altura final de un niño

altura final de un niño

Vivir con un niño, o incluso ver esporádicamente a un mismo niño a través del tiempo, es sin duda un motivo de asombro. No es cliché afirmar una y otra vez durante los primeros 18 años de vida eso de '¡crecen tan rápido! porque ¡salta a la vista!

Los pediatras medimos y pesamos a los niños de manera rutinaria en la consulta, y tomamos estos datos como una referencia en el seguimiento del estado de salud de los niños. Estudiar a grandes grupos de personas a través del tiempo nos ayuda a saber cuál es la 'normalidad' esperada y nos permite darnos una idea si el desarrollo es adecuado.

No es raro escuchar padres y madres diciendo orgullosos que su hijo o hija siempre está en el percentil 90 (P90) o decepcionados de que no sube del percentil 50 (P50), como si se tratara de una prueba de acceso a la vida. De alguna manera hemos llegado a pensar que un determinado valor es un objetivo a cierta edad, e incluso se han llegado a plantear terapias para ayudar a los niños a crecer más.

Sabemos que los humanos hemos ido aumentando de talla final con respecto a nuestros padres y abuelos conforme ha mejorado la calidad de vida en rasgos generales. En pocas palabras, cada generación es un poco más alta que la anterior, sobre todo en países desarrollados, y en aquellos que sufrieron en generaciones anteriores los estragos de una guerra y ahora son países de prosperidad como Europa.

Desgraciadamente, como un efecto secundario indeseable, fruto tal vez del cambio de estilo de vida y probablemente por la tendencia maternal de insistir en que los niños coman lo que los adultos consideramos raciones 'apropiadas', cada generación tiene tendencia a ser más obesa que la anterior.

Es importante saber que la altura final de una persona depende de factores genéticos (el tamaño de papá y mamá), ambientales (alimentación y clima), sociales (crecer en un ambiente tranquilo con todas las necesidades resueltas o hacerlo en un país en guerra) e incluso circunstanciales (tener alguna enfermedad aguda, el gusto por uno u otro tipo de actividad física).

3 maneras de predecir la altura de un niño

crecimiento del niño

Dicho todo lo anterior, se pueden hacer predicciones de la talla final de un niño de las siguientes maneras. Las dos primeras son usadas casi por curiosidad y la tercera es la única que realmente tiene una relevancia clínica.

- Método 2 x 2 
Multiplicar por dos la talla de tu hijo/a a los dos años de edad. Cabe mencionar que no hay estudios que respalden su utilidad con grandes poblaciones de niños.

- Regla de 3
Se hace un promedio de la talla del padre + la talla de la madre y se divide entre dos. Luego, para los niños, se suman 6.5cm y para las niñas se restan 6.5cm.

- Edad ósea
Es un método que se usa en pediatría mediante el cual se valora si la talla del niño se corresponde a su desarrollo óseo en un momento determinado. Es una prueba que debe de realizar un especialista y que además da información importante, pero siempre requiere ser valorada dentro de un contexto, nunca como un valor aislado. Según explica en el informe 'Valoración y utilidad de la edad ósea en la parte clínica', realizado por Purificación Ros Pérez, pediatra endocrinólogo, 'la madurez de los huesos examinados en la valoración de la edad ósea solo expresan una parte del proceso de maduración'.

Con cualquiera de estos tres métodos, se hace una predicción y se coloca la talla esperada en una gráfica de crecimiento para saber si en el momento actual la persona está por arriba o por debajo de los esperado y, sobre todo, si la velocidad con la que crece es adecuada para él mismo.

Hay muchas razones por las que un niño pueda no estar creciendo lo que esperarían sus padres, y nos debe alertar cuando por un periodo de tiempo un niño en plena edad de crecimiento (desde el nacimiento hasta los 15-18 años aproximadamente) no aumenta de talla, más aún si ha perdido peso.

En conclusión, el crecimiento infantil es un buen indicador de salud en los  niños, pero siempre y cuando se evalúe a través del tiempo y tomando en cuenta todos los factores que en él influyen. Si tienes dudas con respecto al crecimiento de tu hijo, el pediatra es el profesional más cualificado para evaluar de manera íntegra todos los aspectos de la salud de los niños.

Puedes leer más artículos similares a 3 métodos para predecir cuánto medirá un bebé o un niño de adulto, en la categoría de Peso y talla en Guiainfantil.com.