Los niños heredan la propensión a la calvicie de las madres

El cromosoma X es el responsable de la calvicie

La herencia genética es la responsable del color de nuestros ojos, de nuestro pelo, y otras muchas características que nos definen. Lo que se pensaba hasta ahora es que la calvicie la heredábamos de nuestros padres pero recientes estudios científicos han revelado lo contrario.

Y es que, nuevas investigaciones afirman que los niños heredan la propensión a la calvicie por parte de la madre.

La calvicie se hereda por parte de la madre 

La calvicie se hereda de las madres

Un grupo de científicos del Centro de Medicina Genética y Experimental de la Universidad de Edimburgo afirma que los genes responsables de la calvicie se concentran en el cromosoma X, que se hereda directamente de la madre. Este y otros estudios similares contradicen la creencia popular que afirmaba que la tendencia a quedarse calvo se heredaba del padre. 

Y es que, muchas veces hemos oído aquello de que ‘como tu padre y tu abuelo son calvos tienes todas las papeletas para ser calvo cuando seas mayor’, pero nada más lejos de la realidad ya que según la ciencia, la madre es la responsable de transmitir el gen de la alopecia.

Tendríamos que fijarnos en la herencia genética de nuestra madre para saber la predisposición que los hombres,y en menor medida las mujeres, tienen de ser calvos. 

No sólo influyen factores genéticos en el hecho de padecer o no padecer calvicie también afectan los factores hormonales androgénicos. 

Aunque la calvicie se hereda a través del cromosoma X, también influyen en la misma la mala alimentación, el estrés, un mal cuidado del cabello o una enfermedad del tiroides entre otros aspectos.

La alopecia afecta al 80 por ciento de los hombres frente al 30 por ciento de las mujeres. Si bien socialmente las consecuencias de padecerla son totalmente distintas ya que en los hombres incluso puede considerarse como un elemento físico atractivo mientras que en las mujeres el impacto psicológico es mayor ya que no está tan aceptado en la sociedad.