Consejos para que tus hijos lean en verano

Recomendaciones para que tus hijos cojan el hábito de leer

Andrés París

Tener más tiempo en verano, lejos de las obligaciones diarias, y disposición hacia el ocio, hace que sea un momento idóneo para recuperar o afianzar los buenos hábitos. En este caso me estoy refiriendo a que el verano es un buen momento para introducir a los niños en el apasionante mundo de la lectura.

Los niños están menos cansados y más dispuestos a todo, así que podemos aprovechar todo el tiempo que tienen libre para intentar algunos trucos que nos ayudarán a incentivar a los niños en la lectura.

Te damos 5 consejos para que tus hijos lean en verano.

Pautas a seguir si quieres que tus hijos lean en verano

Consejos para que tus hijos lean en verano

La lectura es fundamental, junto con las matemáticas es una de las materias instrumentales en nuestro sistema educativo, y un buen potenciador de nuestro hemisferio izquierdo del cerebro.

El hábito lector se genera por repetición y entrenamiento, como casi todas las cosas en la vida. Por tanto cuanto antes se adquiera el hábito lector en los niños mucho mejor. Cuanto más se lee, más se disfruta.

La mayoría de profesores y pedagogos, observan que muchos de los problemas a los que se enfrentan los niños, a medida que van superando cursos escolares, son problemas derivados de la lectura (como la falta de comprensión, las faltas de ortografía, problemas de vocabulario, o de expresión oral, o de falta de imaginación o creatividad,etc..).

Los padres deberían ser los principales promotores de la lectura de sus hijos y para ello propongo estos 5 consejos para que tus hijos lean en verano.

1- Debemos tener siempre libros en casa y al alcance de sus manos, con el objetivo que inciten a los niños a cogerlos, a verlos y a leerlos. A mayor número de libros mejor.

2- Si quieres que tu hijo lea, predica con el ejemplo. Es importante que los niños te vean leer, ya que suelen actuar por imitación. Las familias deberían de  dedicar parte de su tiempo a la lectura conjunta, es decir, cada miembro de la familia leyendo su libro, al igual que se hace con programas televisivos de interés familiar.

3- Comparte lecturas con tus hijos, el hecho de leer los mismos libros hace que puedas hablar sobre ello, que les ha parecido, que han sentido si les ha gustado, etc…y esto a la postre genera un vínculo muy interesante entre ambos. Puedes empezar desde pequeños cuando le lees cuentos por la noche, al finalizar preguntarles su opinión sobre el tema, y da tú la tuya para poder mantener una conversación con ellos.

4- Para los más pequeños, que todavía no sepan leer letras, deben realizar lectura icónica, lectura de imágenes. Puedes empezar con algunos libros que cuentan historias con solo ilustraciones, o con los libros de pictogramas (los que sustituyen palabras por imágenes), y así que sea él el que te cuenta a ti la historia que aparece en los dibujos.

5- No pierdas la buena costumbre de contarles un cuento antes de ir a dormir, incluso aunque ya sepan leer.