Si tu hijo quiere tener un hermano, ¿se lo das? Esto es lo que yo hice

Mi hijo dio por hecho que iba a tener una hermana, ¡y así fue!

Beatriz Martínez

¿Tu hijo quiere tener un hermano y así te lo ha dicho? ¿Tú qué le has contestado? Eso de querer un hermanito pequeño es algo que tarde o temprano casi todos los niños piden. En estas líneas quiero contarte cómo fue mi experiencia y qué hice yo cuando mi peque me dijo que cuándo iba él a ser el hermano mayor. ¡Espero que te sirva para reflexionar!

Cuando mi hijo me dijo que quería tener un hermano

Así hice yo cuando mi hijo me dijo que quiere tener un hermano

Si mi hijo me pide un hermano, ¿se lo doy? He aquí la gran pregunta de los hijos que supone todo un reto para los padres. Y es que, por muy pequeños que sean, los niños ya tienen una opinión propia. A mí me pasó, mis hijos se llevan 5 años justos (los dos nacieron en el mes de septiembre) y cuando mi peque tenía unos 3 años me dijo 'mamá, ¿cuándo va a venir el bebé?'.

Lo que más me llamó la atención es cómo planteó la pregunta. No dijo que si iba a tener un hermano, directamente preguntó cuándo lo iba a tener. Quizás había sacado sus propias conclusiones a escucharnos hablar a su papá y a mí.

Otra cosa que me sorprendió mucho es que, cuando pasado un tiempo, le dijimos que íbamos a tener un bebé, es que dijo que quería que fuera niña, así fue. ¡Mi hijo es un hermano mayor excelente! Pero espera un segundo, que quizás te estoy condicionando de más. Vamos a ver juntas una serie de premisas que debes tener en cuenta si estás pensando en darle un hermano a tu hijo.

Antes de quedarte embarazada, hay que tener en cuenta...

1. La decisión la deben tomar los padres
Por supuesto que el niño también tiene que tener una opinión que ha de ser valorada, pero la decisión de tener otro bebé debe ser tomada por los padres. Ni que decir tiene que se ha de hacer desde el corazón pero también desde la razón. Ya sabes todo lo que supone la llegada de un nuevo bebé.

2. Cuéntale a tu hijo las cosas tal y como son
Mi hijo, cuando dijo que quería una hermana, lo decía pensando en las cosas bonitas: jugar con ella, crecer a su lado, salir al parque... Así que su papá y yo le dijimos que por supuesto iba a ser así pero que también tenía que tener en cuenta que un bebé supone una gran responsabilidad y que al principio son tan pequeños que se pasan el día entero durmiendo.

A su vez, le explicamos que los bebés recién nacidos necesitan pasar mucho rato al lado de los padres, sobre todo de la mamá si le va a dar el pecho. Y ello significa tener menos tiempo para jugar y hacer otras cosas. Quizás pienses que fui un poco dura al contarle las cosas tal cual a mi hijo, pero mi idea era que lo entendiera todo lo mejor posible. He de decirte que, a pesar de que hubo celos, la estrategia no me dio mal resultado.

3. El hermano mayor asume un papel importante
¿Qué hicimos en casa para tratar de que el niño no se sintiera desplazado ante la llegada del bebé? Pues dándole el papel que se merece: el de un hermano mayor que sabe cuidar al bebé. Cosas tan sencillas como recoger el chupete, alcanzar las toallitas o quedarse al lado del bebé mientras mamá va al baño, hace que el hermano mayor se sienta responsable e importante. Por cierto, cuando tengas tiempo, guarda un rato exclusivo para dedicar a tu hijo mayor y ofrécele una pequeña recompensa por lo bien que lo hace.

4. Habla con el pequeño desde que comienza el embarazo
Si ya te has decidido a darle un hermano a tu hijo, este es otro punto a tener en cuenta. Se trata de contar al hermano mayor cómo va creciendo su hermanito dentro de la barriga de mamá. Es una forma idónea para que se sienta uno más del proceso y para que comprenda mucho mejor las cosas cuando el bebé llegue al mundo. No tienes que mostrarle todo tal cual sucede sino darle información que él pueda entender y que le haga estar cómodo y seguro.

¡Espero haberte sacado de dudas!