Qué hacer si el niño se mete algún objeto en la nariz

Consejos y medidas para prevenir accidentes infantiles en casa

Gretchen Borean

Aunque no lo parezca y, sobre todo a los mayores nos cueste entenderlo, a los niños les encanta meterse objetos en la nariz, ya sea por jugar o experimentar. Los objetos más comunes son comidas, como los granos de arroz o las lentejas; u objetos pequeños como piedras o pepitas pequeñas de bisutería, piezas pequeñas de juguetes, bolitas de papel, algodón, entre otros. ¿Qué hacemos si el niño se mete algo en la nariz? ¿Se lo intentamos quitar nosotros? ¿Le llevamos al médico? Y, lo que más preocupa, ¿puede afectarle a alguna parte del cuerpo? 

El peligro de que un niño se meta algún objetivo en la nariz 

Qué hacer si el niño se mete algún objeto en la nariz

Muchas veces ocurre que el niño se mete un objeto en la nariz a escondidas y sin que los padres seamos consciente de ello. El objeto puede estar ahí durante algún tiempo, y los padres pueden descubrirlo cuando los van a bañar, acostar, a la hora de alimentarlos o cuando toque la visita médica. Pero en ocasiones no nos percatamos de ellos, pero empezamos a preocuparnos porque intuímos algo raro. Estos son síntomas que nos ayudan a saber si hay algún objeto extraño en la nariz del niño: 

- Sangrado por la nariz.

- Dificultar para respirar.

- Dolor en la nariz.

- Comezón y estornudos.

- Irritabilidad.

- Olor fétido y secreción mucosa fétida.

A la mayoría de los padres les preocupa que un objeto en la nariz pueda llegar hasta el cerebro, pero no existe comunicación de las fosas nasales con el cerebro, hasta donde si puede llegar es a la garganta, nasofaringe, cuando están muy profundos. 

En casa, la única manera que tenemos de resolver el problema es si vemos el objeto en la punta o muy cercano al orificio de la fosa nasal, de lo contrario, deberíamos ir corriendo a urgencias del hospital. 

En casa podemos hacer varias maniobras. Si es un niño grande podemos tapar la fosa contraria (la que no tiene el objeto) y decirle que sople muy fuerte varias veces a ver si el objeto sale y que respire por la boca no por la nariz. Si es un niño más pequeño, se puede sujetar su cara y con una pinza tratar de extraerlo, si se hace difícil, lo mejor es acudir a la emergencia.

La otra maniobra que podemos intentar es chupar o succionar el objeto por la nariz del niño, formando un sello con nuestros labios; si esta técnica te asusta y no sabes hacerla es mejor dirigirte a un centro de salud.

Una opción eficaz con objetos que no son de papel es colocar solución o agua en la fosa nasal contraria como un lavado nasal, ya que la presión del agua al intentar salir por la otra fosa nasal (la que tiene el objeto), pudiera hacer que el objeto saliera.

Lo que no debes hacer si el niño se ha temido un objeto en la nariz 

Qué hacer si el niño se mete algún objeto en la nariz

En esta circunstancia no deseada por nadie, es muy importante evitar el uso de hisopos o cotonetes, ganchos, clips u otros objetos que pudieran hacerle daño al niño, y siempre recordarle que debe respirar por la boca. Nunca uses, tampoco, líquidos como aceites, agua, o alcohol, porque si es un objeto de papel o un grano, semilla, lo que lograrás es que se infle y sea más difícil sacarlo.

Por otro lado, en el caso de que tu hijo se haya tragado el objeto, ¡no pasa nada! Seguirá el mismo camino que toman los alimentos, aunque debemos estar pendiente de sus heces, para ver el objeto en el momento que lo expulse.

La cosa es más preocupante cuando se trata de un zarcillo, o una moneda, ya que estos pudieran quedarse atorado en la tráquea. De igual manera puedes acudir a emergencia, y se le realizará una radiografía para evidenciar en que zona se encuentra el objeto.

Nadie queremos vivir este tipo de experiencias, por ello lo mejor es intentar prevenir estos accidentes. ¡Aquí tienes unos consejos! 

- Mantener fuera del alcance de los niños los objetos pequeños y alimentos pequeños como las semillas y granos, que incluso pudieran causar asfixia.

- No dé alimentos pequeños que el niño no pueda manejar aún, como salchichas, uvas, palomitas de maíz o frutos secos.

- Enséñele al niño que este tipo de objetos no debe ser introducido en ninguna parte del cuerpo.