Cómo se contagia el impétigo infantil. Infecciones de la piel en los niños

6 preguntas sobre el impétigo en los niños y sus respectivas respuestas

Iván Carabaño Aguado

A quién no le gusta la miel, ¿verdad? Su sabor dulce, su textura amable, su presencia en la bollería tradicional... Todo ello y mucho más hace que a todos nos agrade; o al menos, a muchas personas entre las que me incluyo. Pues bien: hay un cuadro clínico infantil que consiste en la aparición de manchas en la piel que quedan cubiertas por una costra de color miel, y que los médicos llamamos 'costras amarillentas melicéricas' precisamente por eso. Estamos hablando del impétigo.

Preguntas y respuestas sobre el impétigo en niños: contagio, síntomas, tratamiento...

¿Qué es y cómo se contagia el impétigo? ¡Te lo contamos!

Se trata de una patología frecuente en la infancia, por lo que muchos padres se preguntan cómo se contagia el impétigo, cuáles son sus síntomas más frecuentes y cómo se puede curar. Desde Guiainfantil.com respondemos a seis de las dudas más frecuentes.

1. ¿Qué es el impétigo?

El impétigo es una enfermedad cutánea secundaria a la infección por diversas bacterias, entre las cuales las más frecuentes son dos: estafilococo y estreptococo.

2. ¿Cuál suele ser el origen de un impétigo infantil?

El origen de un impétigo suele encontrarse en una lesión previa como una picadura de insecto, una herida, etc. Las bacterias que todos tenemos en la piel pueden aprovechar esa circunstancia para profundizar en los tejidos y proceder a su inflamación.

3. ¿Cómo se contagia el impétigo?

En efecto, el impétigo se contagia. Cuando un niño tiene una lesión provocada por esta infección y la manipula, la puede transmitir a otras regiones de su cuerpo a través de sus propias manos.

Y, por descontado, también la puede contagiar al tocar a otros niños. De ahí que sea tan importante concienciar al niño para que se lave correctamente las manos.

4. ¿Cómo se si mi hijo tiene impétigo?

Inicialmente, la piel con impétigo se muestra enrojecida y ligeramente inflamada, con un aspecto de pápula, algo así como un grano. Posteriormente, dichas pápulas tienden a ulcerarse en su centro; las úlceras se acaban rellenando de pus y se acaban cubriendo por costras del color miel.

Aunque pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo, lo más frecuente es que las lesiones se localicen en cara, brazos y piernas.

5. ¿Hay distintos tipos de impétigo?

Desde el punto de vista teórico, se reconocen dos tipos de impétigo: uno no ampolloso, que es el más frecuente, y otro ampolloso (es menos frecuente).

La diferencia entre uno y otro radica, como expresa su nombre, en que en uno no aparecen ampollas mientras que en el otro sí. La variante ampollosa puede recordar a una quemadura.

6. ¿Cuál es el tratamiento más habitual para esta infección de la piel?

Los médicos suelen recomendar para las lesiones únicas un tratamiento estrictamente tópico (que se aplica directamente sobre la piel) con mupirocina.

En caso de que el paciente manifieste malestar general, si tiene alguna enfermedad de las defensas o si presenta lesiones múltiples, se ha de utilizar un tratamiento antibiótico por vía oral durante una semana. Habitualmente se suelen utilizar compuestos con cloxacilina o amoxicilina-ácido clavulánico.

7. ¿Qué ocurre si no se trata el impétigo?

El impétigo no tratado puede dar complicaciones locales, como por ejemplo, puede la infección puede avanzar hacia el tejido celular subcutáneo. Pero también puede desembocar en complicaciones a distancia, como la inflamación del glomérulo renal, o diseminación de la infección por la sangre (bacteriemia).