Curiosidades sobre el frenillo lingual de los niños

Las características y funciones más importantes del frenillo lingual

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Es habitual que los pediatras y las logopedas miremos y valoremos las características del frenillo de los más pequeños, especialmente en edad pediátrica. Ya que el frenillo situado debajo de la lengua es muy importante en todos sus movimientos (subir, bajar, lateralizar, adelantar, posteriorizar, vibrar, etc). Y como todos muy bien sabemos la lengua y su variedad de movimientos son importantísimos en funciones complejas y diarias, tales como el habla y la deglución.

Te contamos las principales características y curiosidades sobre el frenillo lingual, procurando resolver dudas como su medida adecuada o cuándo hay que operar.

Cuáles son las características del frenillo lingual de los niños

Características del frenillo lingual en los niños

Es importante recordar que los profesionales encargados de valorar si el frenillo lingual es adecuado, o puede presentar problemas para el habla o deglución; son tanto médicos como logopedas. Pero, antes de acudir a ellos será importante como padres valorar las siguientes cinco indicaciones. 

Estas son las principales cinco indicaciones a tener en cuenta para sospechar de un frenillo inadecuado, ya sea por su característica de longitud corta y/o de tipo anteriorizado (próximo a la punta de la lengua):

  • Estando la lengua dentro o fuera de la boca, es posible que la forma de su punta de lengua en vez de ser redonda o triangular como es de esperar, será en forma de corazón. Si es así, indica cierta tensión del frenillo en la lengua, y será un símbolo de alerta de una longitud corta de la lengua o bien de frenillo anteriorizado. 
  • En principio, no deberíamos sentir muestras de dolor o tensión en el frenillo al hacer movimientos de lengua. Pero si ese es el caso del niño, que a veces ha mostrado alguna queja o referencia de molestia, sí podría ser otro símbolo de alerta a comentar.
  • Si le pedimos que eleve la lengua con la boca totalmente abierta en dirección hacia el paladar, y muestra dificultad de elevación y además la lengua solo consigue subir hacía la mitad de la boca o menos, este será otro importante símbolo de alerta. Puede indicar una longitud corta.
  • Al elevar la lengua en dirección al paladar, el especialista podrá identificar donde empieza la fijación o nacimiento del frenillo, si bien está lejos de la punta de la lengua y por lo tanto dejando la lengua liberada, o todo lo contrario, nace cerca de la punta y limita seriamente sus movimientos.
  • Al elevar la lengua en dirección al paladar, el especialista también podrá identificar más características del tejido según su color y grosor.

Solo en el caso que el médico decida intervenir, las dos operaciones más habituales son la frenotomía o la frenectomía. Y cualquiera de ambas, normalmente será recomendable una rehabilitación en logopedia para ayudar a movilizar la lengua, su correcto cicatrizamiento y su adaptación en su habla y deglución diaria. No dudéis en consultar cualquier duda al respecto.