El Spiderman real que salvó a un niño de forma heroica

Los ejemplares valores de un joven que rescata a un niño arriesgando su propia vida

Estefanía Esteban

El pequeño se había quedado solo en casa mientras su padre salía a comprar. Algo que sí, reconozcámoslo, hacemos muchos padres. Un niño tranquilo, que no suele dar problemas, al que no se le ocurren 'trastadas'... 'Me voy un instante y en seguida vuelvo'. 

Pero ese día, el pequeño, de cuatro años, decidió 'investigar'. Y encontró una atractivo balcón que trepar. Imagina lo que sucedió después... Basta un par de minutos para que un niño sortee sin problemas un muro, una reja o una ventana. El pequeño, sin querer, perdió el equilibrio y se encontró suspendido de la cornisa del balcón... Cuatro plantas. Aquí tienes el vídeo de cómo un Spiderman real consiguió salvar a un niño de forma heroica. 

El vídeo del joven Spiderman real que consiguió salvar a un niño de forma heroica

El Spiderman real que consiguió salvar aun niño de forma heroica

Los ángeles existen. Muchos tienen sus dudas hasta que ven cosas tan asombrosas como estas. Entonces entienden que no tienen que mirar al cielo. Que los ángeles son terrenales y pueden aparecer en el momento más inesperado. Es el caso de Mamoudou Gassama, un hombre de Mali de solo 22 años, que solo llevaba seis meses en la capital de Francia, y ese día pasaba por allí, por la Rue Marx-Dormoy (París), justo en el momento en el que el pequeño quedó suspendido del balcón de su casa.

No había tiempo para pensar. Gassama se lanzó como un rayo hacia la fachada del edificio, y, con una agilidad y destreza sorprendente, consiguió trepar las cuatro plantas del edificio en solo 30 segundos, sostener al pequeño y ponerle a salvo. Tal vez te parezca un 'cuento de hadas', o una historia demasiado difícil de creer... ¿en serio? ¿En 30 segundos? ¿Y sin arnés? Aquí tienes la demostración de que sí, el Spiderman real existe: 

En las imágenes se ve cómo un tumulto de personas observan con terror cómo el pequeño permanece agarrado a la cornisa del balcón mientras los vecinos del pequeño intentan sostener su mano y convencerle para que intente acercarse a ellos. El joven, al ver aquello, comenzó a trepar a gran velocidad. En solo 30 segundos se plantó en el balcón del pequeño y le agarró con firmeza por el brazo. El pequeño al fin estaba a salvo. 

Lo cierto es que Gassama no pensó en ningún momento que podía tropezar, caer al vacío o perder el equilibrio escalando así, a pulso. Cuando le preguntaron, ya una vez abajo, cómo había sido capaz de hacer aquello, solo respondió: 'porque era un niño'. 

Todos aplaudieron su gesto heroico, incluida la alcaldesa de París, quien no dudó en felicitarle en público:

El acto heroico de un joven para salvara  un niño

'Felicidades a Mamoudou Gassama por su acto de valentía que salvó la vida de un niño anoche. Tuve el placer de hablar con él hoy por teléfono, para agradecerle calurosamente'.

Existen personas capaces de arriesgar su vida por la de un niño. Aunque ese niño no sea su hijo. Valores como este son increíbles en un mundo que poco a poco pierde la empatía y deja de creer en los demás, que busca su propia seguridad y beneficio. Aún hay personas, como Gassama que de pronto nos despiertan y nos recuerdan: ¡Ey, recuerda los valores que de verdad mueven el mundo!'.

Cuales son los valores que un acto heroico como este transmite a los niños

No solo hace falta ser valiente para lanzarse a salvar a un niño arriesgando su propia vida. Se necesita tener principios, o más bien, valores, que al final funcionan como pequeños motores que nos llevan a reaccionar de una u otra forma en la vida, que nos llevan a escoger uno u otro camino. Algunos de los valores esenciales que debemos enseñar a los niños desde bien pequeños son: 

  • Empatía. Sin duda, un valor clave para todo. Ponerse en el lugar del otro anima al niño a ser más solidario y mucho más justo.
  • Solidaridad. Un mundo más solidario se consigue con personas solidarias, capaces de 'sacrificarse' por la felicidad de otros. 
  • Honestidad. Ser sincero con uno mismo es el primer paso para conseguir ser íntegro y sincero con los demás. No hay mayor mentira que la que uno se hace a sí mismo. Ayuda a tu hijo desde pequeño a valorar la honestidad. 
  • Coraje. Valentía, coraje, son valores implícitos en las personas luchadoras, que no se rinden, que se levantan una y otra vez y no se dan por vencidos al primer tropiezo. Sin duda, el coraje es un valor esencial que ayuda a afrontar los problemas con determinación y a no caer en el 'negativismo'.
  • Esfuerzo. Sin esfuerzo pocas veces se consiguen recompensas. Sí en algunos casos, no vayamos a engañarnos, pero esos casos son aislados. No a todos la suerte les sonríe por igual, así que ese mejor intentarlo por nuestros propios medios, mediante el trabajo y el esfuerzo. 
  • Perseverancia. Junto al coraje, la perseverancia es un valor esencial que ayuda a conseguir logros a pesar de los tropiezos Lo importante, cuando algo no sale bien a la primera, es no cambiar, nunca, el objetivo, sino cambiar los medios para conseguirlo.