Estímulos a la escritura de los niños

Cómo enseñar el niño a escribir

Como cualquier otro aprendizaje, enseñar a escribir a los niños requiere paciencia y persistencia, para que tanto el niño como sus padres, no se sientan frustrados ni fracasados en su intento. Poco a poco, y paso a paso, el niño irá respondiendo a sus propias expectativas y a las de sus padres.

Cómo estimular a escribir a los niños

estimulo-escritura-ninos

De lo que se trata es que el niño no pierda la ilusión por aprender las letras, palabras, frases, en fin, por escribir. Según los expertos, por norma general, a partir de los 4 ó 5 años, el niño puede estar preparado para dar sus primeros pasos en la escritura, sin prisas ni agobios. Es importante que la enseñanza de la escritura tenga un tono entretenido y relajado para que el niño no se sienta abrumado.

Normalmente, los niños aprenden a escribir en el colegio, especialmente en primaria, aunque los padres pueden estimularles desde casa, animándoles a conocer e intentar dibujar y escribir las letras, cuando ya manejen con soltura el lenguaje oral y se hayan iniciado en la lectura. Cuando el niño empiece a hablar, los padres pueden ayudarle a comprender que cada sonido equivale a una letra o a un conjunto de ellas. Es bueno leer mucho a los niños y enseñarles las palabras que estás leyendo. Así se irán familiarizando con los sonidos e irán relacionando a su vez el sonido con la grafía de las letras.

Cómo enseñar a escribir a los niños

El dibujo es clave en el desarrollo de esta tarea. Dibujando, un niño estará practicando la capacidad para organizar su pensamiento. El contacto con el lápiz y la intensidad de los trazos, favorecerán al dominio de esta destreza. Y como paso a paso se va lejos, después de que el niño se familiarice con el dibujo, ya será hora de empezar con el aprendizaje de las vocales. La escritura se forma a través de las palabras, y éstas de las letras del alfabeto.

Empezar con las vocales puede ser más fácil para su vocalización. Los padres pueden trazar con su hijo las vocales en un papel en blanco, una y otra vez, hasta que el niño las consiga escribir todas él solito. Aprendidas las vocales, el siguiente paso será las consonantes. Es importante que los padres enseñen que cada consonante posee su respectivo sonido. Pueden trazarlas, una a una, en una hoja de papel en blanco, hasta que el niño las hagan solito. En las papelerías o librerías se pueden encontrar cuadernos, cartillas de escrituras que pueden ayudar en la práctica de la escritura.

El próximo paso será hacer con que el niño una las letras y forme sílabas, y de las sílabas, palabras muy cortas como 'vaca', 'bola' o 'ropa', siempre asociándolas con un dibujo, para que el niño asocie siempre la palabra con su imagen correspondiente. La tarea de escribir está muy asociada con la lectura.

Para estimular la escritura de un niño es aconsejable no aferrarse, por lo menos al principio, a errores como faltas de ortografías, de concordancias, de falta de organización. Los niños sí necesitan, para empezar, de ánimos y de confianza. Se deben facilitar hojas de papel en blanco, lápices, y todo el material posible, siempre que el niño lo demande. El escribir "florecerá" cuando menos lo esperan.