Cuándo abandonar la silla de paseo

En qué momento debe empezar a dejar el bebé la silla en casa

Los padres asistimos perplejos a la evolución de los niños. Su primera papilla, sus primeros gateos, las primeras palabras, el momento en que empiezan a hacer pis en el baño, su primer día de guardería...pero no todos los niños se desarrollan al mismo tiempo y hay que saber dejar su tiempo a cada niño.

Nos preguntamos cuándo debemos dejar la silla de paseo , cómo descubrir ese momento en el que nuestro niño se hace más autónomo y no necesita la silla. Lógicamente, dependerá de las necesidades de cada niño y de cada familia, pero tenemos algunos indicadores de que ha llegado el momento de abandonar la silla de paseo.

Ventajas e inconvenientes de la silla de paseo

Bebé en silla de paseo

Es hacia los 6 meses de tu bebé cuando debes empezar a plantearte cambiarle del cochecito a la silla de paseo. Más difícil es, sin embargo, determinar cuándo debe abandonar la silla. Y es que depende de cada niño, de las ganas que tenga de echar a correr y también del empeño que ponga en convertirse en un 'niño mayor'

Mantener la silla de paseo durante mucho tiempo tiene algunas ventajas, como la de tener más independencia (los padres) para ir a tiendas, centros comerciales, hacer recados llevando al bebé, ir la súper o para pasar un fin de semana turístico recorriendo las calles y monumentos de alguna ciudad. Sin duda, para estos casos, llevar a tu niño en la silla de paseo es una garantía de una mayor tranquilidad y un mejor aprovechamiento del tiempo.

Pero toda cara tiene su cruz. Ningún niño debería acostumbrarse a estar más tiempo del necesario en la silla de paseo. Conviene estimular el desarrollo físico de los niños tanto como el intelectual. Por eso, cuanto antes empiece a caminar al ritmo de los mayores, antes conseguirá la autonomía que necesita. Teniendo esto claro, será el propio niño el que te muestre las pruebas de que ya no necesita la silla de paseo.

Cuándo dejar la silla de paseo en casa

Alrededor de los 3 años cualquier niño está ya preparado para dejar atrás la silla de paseo. La edad varía en función de las actividades familiares y también del número de hermanos, ya que si nace un hermanito, el niño tendrá que abandonar antes la sillita. En estos casos lo mejor es comprar una plataforma que se adapta a la sillita para facilitar los desplazamientos de ambos niños.

También varía considerablemente la edad en la que el niño se hace más autónomo si la familia vive en el campo o en la ciudad. Los trayectos en la ciudad cuentan con más peligros, especialmente en forma de accidente viales y eso impide que los niños puedan realizar los trayectos a pie. Por una cuestión de seguridad, es mejor llevarlos a la guardería o hasta el parque en la silla de paseo.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com