Los beneficios de la danza oriental en embarazadas

Cómo y cuándo se puede disfrutar de la danza del vientre durante la gestación

Julita FernándezMatrona

Es posible que si estás embarazada, te hayan recomendado que hagas alguna actividad física, adaptada a la gestación. Lamentablemente la dificultad de horarios de las futuras madres, combinada con la escasa oferta de actividades para embarazadas, hacen que esto sea tarea difícil por no ser imposible.

Pero siempre hay que intentar encontrar un poco de tiempo para hacer ejercicio. Es muy saludable tanto para la madre como para para el bebé. ¿Y la Danza Oriental? ¿Has oído hablar de ella? Pues la danza del vientre aporta muchísimos beneficios para la embarazada.

7 beneficios de la danza oriental en la embarazada

embarazada baila

Gran parte de las referencias que aluden a la Danza Oriental en su origen la relacionan directamente con la maternidad, como medio para facilitar el parto y aliviar el dolor.

Existen muchas razones que hacen de esta actividad, adaptada convenientemente al embarazo, especialmente beneficiosa para las gestantes:.

-Fortalece la musculatura de todo el cuerpo, incidiendo en  la de la espalda, el abdomen y el suelo pélvico, que están especialmente implicadas en los procesos normales de embarazo, el parto y el postparto.

- Mejora tu resistencia aeróbica y coordinación. Está dentro de las llamadas gimnasias de intensidad suave, la que más te conviene en este periodo.

- Descarga tu zona lumbar. En danza oriental se trabaja con la pelvis ligeramente rotada hacia delante lo que permite aplanar la curvatura lumbar y disminuir la tensión en la zona.

- Favorece el descenso del bebé por el canal de parto. Los movimientos ondulantes de cadera de la danza, los ochos de cadera y los camellos, producen modificaciones en el canal de parto que ayudan a que el bebé adapte mejor su presentación, en la mayoría de los casos, la cabeza, a los distintos diámetros de la pelvis. 

- Mejora la circulación. La gran mayoría de las mujeres padece molestias de este tipo, fundamentalmente en los miembros inferiores, sobre todo en el último trimestre del embarazo. La activación de la musculatura de la zona tal y como se realiza en Danza Oriental, ayuda a mejorar el retorno venoso.

- Mejora la conciencia corporal. Poner la atención en el cuerpo ayudará a mejorar el control que la gestante tiene sobre el mismo.

- Mejora la autoestima, mejora el estado de ánimo.

Aprender  danza oriental, en un grupo específicamente diseñado para embarazadas te permitirá disfrutar de la actividad de manera segura, ya que hay movimientos en la danza oriental que no están recomendados en el embarazo, porque pueden causar molestias innecesarias. Además tener por compañeras a otras embarazadas, te permitirá compartir no sólo la misma actividad en sí sino también tu vivencia de  la maternidad.