Las ventajas de tener hermanos

Todo lo que aportan los hermanos en la educación de los niños

Sara TarrésPsicóloga Infantil

"Según un proverbio indio “No hay ningún amigo como un hermano, y tampoco ningún enemigo como un hermano”.

La llegada de un hermano no debe significar que  todo vaya a ser celos, envidia o rivalidad, todo lo contrario. Son muchas las ventajas de tener hermanos. Tener un hermano significa tener un amigo con el que jugar, un confidente, un cómplice, alguien con el que aprender a compartir o a respetar turnos. 

Qué ocurre cuando llega el hermano

Hermanos

Tener un hermano no debe significar la pérdida de beneficios sino la ganancia de cariño, de amistad, de risas y de juegos compartidos, entre muchas otras cosas. Tener hermanos para cualquier niño o adulto significa no estar solo ante los retos de la vida, tener compañía en momentos difíciles y alguien en el que apoyarse.

Si bien es cierto que los celos aparecen indudablemente en cualquier momento por ser naturales, universales y  totalmente normales, ello no significa que tener un hermano o más de uno suponga perder la atención y el cariño de los padres. Todo lo contrario, tener un hermano permite a los niños desplegar toda una serie de competencias emocionales y sociales que les beneficiarán a lo largo de su trayectoria vital.

Las ventajas de tener un hermano

Las ventajas de tener un hermano para un niño, ya sea el mayor, el mediano el pequeño son múltiples:

1. Tener un hermano representa aprender a compartir tempranamente, no solo los juguetes sino también la atención y el amor, significa aprender valores universales de respeto, cooperación y colaboración.

2. Tener hermanos permite también a los niños, y esta es otra de las ventajas, aprender a ser maestros, sentirse bien con ellos mismos por ser un modelo a seguir. Por ejemplo, permite que les enseñen mediante el ejemplo a ir al baño solos, a vestirse, a ser más independientes y autónomos. Los hermanos pequeños son alumnos excelentes que aprenden por imitación y vemos como intentan ser como su hermano mayor al que admiran y respetan.

3. Las ventajas de tener hermanos (tener un compañero de juegos, de risas, un cómplice en las travesuras, un confidente de aquellos secretos súper secretos, un maestro ejemplar,…) no evitará que existan conflictos entre ellos, pero incluso éstos pueden ser una fuente de aprendizaje.

4. Los niños con hermanos aprenden pronto a resolver los conflictos que se generan en la cotidianidad del día a día, aprenden a negociar, a ceder, a posponer sus necesidades a favor de las de los demás y por tanto a ser más generosos y empáticos al ser capaces de ponerse en el lugar del otro y comprender lo que necesita.

5. Algunos estudios así lo han demostrado y en sus datos nos indican que los niños con hermanos tienen más facilidad para hacer amigos, para ayudar a los demás, a ser menos egoístas y más empáticos.

Pero tengamos en cuenta que para conseguir todo esto es fundamental la ayuda de unos padres implicados en la educación de sus hijos, quienes debemos favorecer la cooperación y la colaboración y no la competitividad y la rivalidad entre hermanos.