Ejercicios de lectoescritura para niños con dislexia

Actividades para ayudar con la lectura y escritura a niños disléxicos

Cristina Arroyo FernándezLogopeda

En la actualidad, un gran número de niños presentan problemas a la hora de aprender a leer y a escribir. Pero, ¿cuáles pueden ser las causas de estos problemas y cómo se pueden solucionar?

La dislexia es un trastorno específico que se da en el aprendizaje de la lectura y de la escritura, de carácter persistente y específico. Dicho trastorno, aparece en niños sin ninguna alteración física, psíquica y sociocultural, y cuyo origen parece estar relacionado con una alteración del neurodesarrollo. Esta alteración aparece frecuentemente en niños en edad escolar, y afecta más a los niños que a las niñas y que puede ser, en muchas ocasiones, el causante del fracaso escolar.

¿Cuál es la causa de la dislexia en la infancia?

Dislexia en niños

La discusión sobre la causa de este trastorno sigue abierta a día de hoy. Sin embargo, existen diferentes hipótesis diagnósticas acerca del tema. La mayoría de los estudios existentes coinciden en que la dislexia se transmite de forma genética. 

Por otro lado, también hay estudios neurológicos que afirman que la estructura celular del cerebro de las personas con dislexia es diferente. Asimismo, otras personas entienden este trastorno como una alteración de la memoria a corto plazo o como un problema lingüístico.

Por último, en relación a este aspecto es importante tener en cuenta que este trastorno es independiente de otras causas intelectuales, culturales, y emocionales. Los niños que la presentan tienen una inteligencia normal o que, incluso, puede estar por encima de la media.

¿Cómo debe ser el diagnóstico de la dislexia en niños?

Si su hijo presenta alteraciones en la lectura y la escritura, es importante acudir a un especialista para realizar un diagnóstico precoz y tratar de corregir el problema lo antes posible. 

Es importante descartar que el niño presente problemas de vista, oído o de motricidad. Para ello, puede consultar a su pediatra y al logopeda para realizar los exámenes pertinentes, con el fin de verificar o descartar el diagnóstico de dislexia. 

¿Qué ejercicios puede realizar con el niño disléxico?

Son muchas las actividades que se pueden realizar con un niño con dislexia. A continuación, describiré algunas de ellas.

- Jugar al veo-veo o a la cadena de palabras. El niño deberá decir una palabra que comience por la última sílaba de la palabra anterior.

- Ejercicios de ordenar sílabas para formar palabras completas.

- Decir cuántas sílabas tiene una palabra concreta.

- Juego como el veo-veo pero utilizando sonidos. Por ejemplo: veo una cosa que empieza por el sonido /m/.

- Ejercicios de ordenar grafemas para formar palabras: Ordena las siguientes letras para formar una palabra, “ e m a s “ / “mesa.

- Realizar un dictado con los sonidos de las letras.

- Leer un cuento en voz alta y proponer una serie de preguntas al final. Además, se puede pedir al niño que haga un resumen de lo que haya leído.

- Lectura de absurdos. Debemos proporcionar al niño una serie de frases para que las lea en voz alta y nos diga si son verdad o mentira. 

Para complementar estas actividades, existen también diferentes juegos infantiles que se pueden utilizar. Algunos de ellos son los siguientes:

1- El twistter. Se trata de un juego que permite desarrollar la lateralidad, el equilibrio y la comprensión de órdenes de diferente complejidad.

2- El lince. Este juego puede utilizarse para trabajar la atención, la fijación visual y los reflejos.

3- El memory. Está especialmente indicado para niños que presenten alteraciones en la memoria a corto plazo.

Todas las actividades realizadas deben plantearse de una forma lúdica y atractiva, para evitar la fatiga y la falta de interés por parte de los niños.

Es importante que los padres de estos niños tomen conciencia de que su hijo, debe poner mucho esfuerzo en las tareas de lectura y escritura, lo que produce fatiga, pérdida de concentración y distracciones frecuentes. Además, es común que estos niños presenten rechazo ante actividades que requieran el uso de la lectura y la escritura. Por ello, los padres y profesores deben evitar presionar a estos niños durante la realización de estas tareas, y tratar de ser comprensivos y prestarles toda la ayuda que sea necesaria.

Por todo esto descrito anteriormente, es importante señalar la importancia de un diagnóstico precoz y de una actitud positiva por parte del entorno del sujeto para lograr corregir este diagnóstico lo antes posible. Además, si tiene alguna duda, no dude consultar con su logopeda más cercano. ¡Él sabrá qué hacer!