Cómo detectar problemas de lectoescritura en niños

Signos para saber si tu hijo tiene un problema para leer y escribir

El proceso de adquisición de la lectura y la escritura es uno de los hechos más relevantes en la infancia. Para que se dé correctamente, es importante que exista un proceso de enseñanza-aprendizaje adecuado. Sin embargo, a pesar de esto, hay niños que presentan problemas en estos ámbitos. Pero, ¿cómo saber si tu hijo tiene un trastorno de lectoescritura?

¿Por qué pueden aparecer problemas de lectoescritura?

Detectar un retraso de lectoescritura

Para poder determinar que un niño presenta alteraciones en lectura y escritura, es importante tener en cuenta los siguientes factores:

- Ausencia de alteraciones en la visión ni en la audición.

- Ausencia de problemas físicos que puedan interferir en la lectura.

- Ausencia de desórdenes emocionales o neurológicos.

- C.I. normal que le permita desarrollar estas capacidades.

Existen diferentes causas por las que un niño puede presentar alteraciones en la lectura y la escritura, como puede ser un método de enseñanza inadecuado o factores ambientales poco favorecedores, entre otros.

Todo ello puede estar asociado a otros aspectos importantes como: dificultad en la copia, alteraciones en la lateralidad, la percepción, la psicomotricidad, la atención, el cálculo, la memoria, el seguimiento de órdenes complejas… 

Signos de que alertan de un trastorno de lectoescritura

Para identificar estas dificultades, podemos estar atentos a una serie de signos de alarma, como pueden ser los siguientes:

En el área de la escritura:

- Alteración el orden de las letras de manera total o parcial.

- Problemas en la orientación de los trazos de ciertas letras.

- Confusión de letras similares, como por ejemplo /p/-/b/ p /d/-/b/.

- Torpeza y falta de coordinación manual.

- Postura inadecuada tanto del niño como del papel a la hora de escribir.

- Exceso de tensión o falta de la misma a la hora de escribir.

- Múltiples errores a la hora de escribir (omisiones, sustituciones, inversiones o adiciones).

En el área de la lectura:

- Deterioro en la lectura.

- Rendimiento en este aspecto significativamente inferior al esperado en relación a sus características personales y escolares.

- Presentan dificultad para distinguir algunas letras o para leerlas en el orden adecuado.

- Omiten faltas de ortografía.

- Lectura lenta, con silabeos, pérdida de línea…

- Tienen dificultad para leer palabras y frases.

- Falta de comprensión lectora. 

Pruebas formales para evaluar un trastorno de lectoescritura

Para confirmar o descartar el diagnóstico de estas alteraciones, es importante acudir a un especialista que puede aplicar algunas pruebas formales, como pueden ser:

- PROLEC-R: Evalúa los procesos lectores. Aporta información sobre la capacidad lectora del niño y sobre las estrategias que utiliza en la lectura de un texto. Además, nos orienta sobre los mecanismos que no están funcionando y que interfieren en la buena lectura.

- BADICABLE: Se trata de una Batería de Diagnóstico de la Competencia Básica para el Aprendizaje de la Lectura. Se utiliza para medir la capacidad del niño para aprender el lenguaje escrito.

- ECL: Evaluación de la Comprensión Lectora. Sirve para evaluar el nivel de comprensión lectora de los niños. 

Estas son solo algunas de las pruebas que se pueden utilizar para evaluar la lectura y la escritura en niños. Sin embargo, todas ellas deben estar aplicadas e interpretadas por un profesional.