Los inesperados y valientes nacimientos de bebés

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Siempre he admirado la fortaleza de una mujer a la hora de dar a luz a su hijo. Hay que ver lo valientes que son las madres al expulsar de su vientre a su bebé. Eso sin hablar de que tienen que esperar unos 9 meses para tenerlo en sus brazos. Un momento, que no tiene hora ni lugar para realizarse. Se espera siempre que sea en una camita caliente, cercada de seguridad y de cuidados, en casa o en el hospital. Pero no siempre es así...

Los bebés no avisan cuando van a nacer

Los partos inesperados

Los bebés no avisan cuándo van a nacer, pueden dar señales con la forma de posicionarse, por ejemplo, pero no siempre el bebé se posiciona como debería. Por esta razón, en los últimos meses la embarazada debería tener ya todo preparado para el parto.

Es necesario que la mujer también esté preparada para un posible adelanto o un parto de emergencia. Aunque este tipo de parto no sea habitual la mujer debe saber que podría pasar por algo así. Dar a luz al bebé en la calle o en un taxi o autobús, o incluso en la ambulancia a camino del hospital, no es una situación habitual. Sin embargo no te sorprenda si tu parto se adelanta y no te dé tiempo de llegar al hospital.

Hay que estar pendiente de los síntomas de parto en el último mes del embarazo, aunque no es motivo para preocuparse, para que un bebé salga de la barriga de su mamá no es tan sencillo y rápido. La gran mayoría de los trabajo de parto se desarrolla con tiempo, según la mujer. El proceso empieza con la rotura de la bolsa amniótica, las contracciones y en muchos casos, señales claras de que el bebé empieza a salir. La calma y la tranquilidad son el mejor remedio en estos momentos. Si la embarazada todavía está en el taxi o en el autobús, deberá pedir ayuda y solicitar una ambulancia, pero sobretodo, mantener la calma. Los bebés son fuertes y la madre aún más, en estos momentos.

Cuando llega el momento de dirigirse al hospital, también es importante tener claro el lugar de las entradas y los procesos de admisión. Es muy recomendable registrarse con antelación y evitar contratiempos de última hora. Para algunos bebés, el nacer cuesta. Y no me refiero sólo al tiempo que tienen que estar creciendo en el vientre de su mamá. Lo digo por las condiciones que tienen que pasar para venir al mundo. El nacer cuesta, pero pienso que cada bebé que nace es cómo una semilla de amor que se siembra en el mundo.