Un niño superdotado no siente menos emociones que los demás

Hay muchas ideas erróneas sobre las personas que poseen un grado alto de inteligencia. Una de ellas está relacionada con las emociones. Gracias a la tesis doctoral presentada en la Universidad de Murcia por Marta Sainz Gómez, la idea equivocada de que los niños superdotados muestran menos competencias socio-emocionales, fue rebatida e impugnada.

Son muchas las ideas que tiene la gente sobre la superdotación. Muchos piensan que ser superdotado es una suerte y que un niño que lo sea no necesita ayuda para nada. También piensan que por ser superdotado, un niño ya tiene garantizado el éxito en su futuro. Por otro lado, creen que su nivel alto de inteligencia les hace muy vulnerable en lo que se refiere a las emociones. Lo que muchos no saben es que estas ideas van totalmente en contra de la verdad y la realidad de los niños superdotados.

El emocional de los niños superdotados

La tesis doctoral mencionada al principio rebate que los superdotados sientan menos emociones que los demás. De hecho, su trabajo de investigación indica que en cuanto a las relaciones entre la creatividad y los niveles de inteligencia, los datos ponen de relieve que los alumnos superdotados presentan sus trabajos y producciones creativas de manera más elaborada, con mayor perfeccionismo y organización. Los niños de alta inteligencia (con un ci. por encima de 130-140) son distintos de los niños de media y baja inteligencia en su mayor conciencia, apertura y estabilidad emocional, aunque eso no quiere decir que su equilibrio emocional esté por debajo de los demás. El estudio demuestra que los superdotados presentan una mayor adaptabilidad, mejor manejo del estrés y mejor estado de ánimo. La superdotación infantil es una asignatura pendiente en todos los sentidos, en la legislación y en los planes de estudio. Hace falta educadores que tengan formación en el tema, una oferta de planes educativos y de integración especiales, y que los padres obtengan conocimientos sobre cómo actuar en el caso de que tengan un hijo superdotado. Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com