Dar el pecho al bebé: ¿hasta cuándo?

Dar el pecho o amamantar a un bebé siempre despierta ciertas dudas y preguntas a las madres, que van encontrando sus respuestas según vayan conociendo más a su bebé. ¿Hasta cuándo dar el pecho o amamantar al bebé? ¿La leche materna tiene fecha de caducidad para los bebés? ¿Cómo saber si se tiene leche suficiente para el pequeño? ¿Cómo destetar a un bebé? ¿Cuándo ha de iniciarse la alimentación complementaria? Son tantas las dudas que en unas ocasiones las resuelven el pediatra y en otras el sentido común de cada madre.

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Hasta cuándo dar el pecho al bebé

La Organización Mundial de la Salud informa, en esta Semana Mundial de la Lactancia Materna (OMS), que solo un tercio de los bebés en todo el mundo reciben lactancia materna en sus primeros 6 meses de vida. Hasta cuándo se debe amamantar y ofrecer el pecho al bebé. Hace unos días una mamá nos enviaba un correo porque quería conocer la opinión de profesionales o madres en su misma situación. Ella seguía dándole el pecho a su hija de dos años en la merienda y antes de dormir como complemento a la alimentación normal para un niño de su edad, y aunque tanto a ella como a su pequeña les gustaba hacerlo, mucha gente le insistía en que debería quitarle el pecho ya.

Cuando una madre quita el pecho a su bebé es una decisión personal: trabajo, comodidad, cansancio, falta de tiempo, etc., porque la OMS recomienda continuar la lactancia materna hasta los 2 años o más, eso sí, no en exclusividad, ya que a partir de los 6 meses el bebé necesita de más aporte calórico y necesidades nutricionales adecuadas. Dicha organización recomienda lactancia exclusiva durante los primeros 180 días de vida del bebé para un niño que ha nacido a término y con un buen peso al nacer.

¿Qué se entiende por 'lactancia materna exclusiva'? se entiende no proporcionar al lactante ningún alimento ni bebida (ni siquiera agua) que no sea la leche materna, aunque sí se les podría dar gotas o jarabes, de complementos vitamínicos y minerales o medicamentos. Por otra parte, la OMS nos informa de que la lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. La administración de alimentos que no consistan exclusivamente en leche materna durante los primeros seis meses de vida contribuye a más de un millón de muertes infantiles anuales, pero curiosamente los menores de seis meses alimentados exclusivamente con leche materna no llegan al 40 por ciento, y muchas veces no es por voluntad propia de la madres, sino al poco apoyo que se da a las madres y a las familias para iniciar y mantener la lactancia materna.

La lactancia materna sigue ofreciendo un aporte nutricional importante pasado el primer año de vida y ha sido asociada a la reducción de enfermedades crónicas en la infancia y obesidad. Así que en el caso de esta madre sólo se me ocurre decirle que es una decisión únicamente suya porque, aunque nos resulta chocante ver a un bebé mayor de un año mamando, no es en absoluto perjudicial para él, en todo caso, puede ser cansado o debilitador para la madre, si no tiene en cuenta el cuidado extra que necesita su cuerpo.

Mirna Santos. Redactora