Los celos del primer hijo por la llegada del segundo

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

El tema de los celos entre hermanos me despierta cierta ternura y respeto. Tener hermanos es muy gratificante, aunque a veces es muy difícil para el primer hijo asimilar que ahora tendrá que compartir su "corona" dentro de casa con su hermanito. Que ahora tendrá que dividir la atención y el cariño de sus padres y, en algunos casos su habitación, juguetes, tiempo, y casi todo. No debe ser nada fácil para el primero.

Celos entre hermanos

Celos entre hermanos

No hay nada más beneficioso que ponerse uno en el lugar del otro. Si tu hijo está celoso del bebé que acaba de llegar, lo mejor será ponerse en su lugar. Seguramente te dará algo de pena, principalmente cuando se trata de un niño aún pequeño.

El otro día pude asistir en una de mis series televisivas preferidas, una situación en que los padres de una niña de 6 años llegaban a casa con el nuevo bebé de la familia. La reacción de la niña fue inmediata. Se negó a conocer al pequeño, incluso a tener que mirarlo. Se entristecía en un rincón de su habitación porque todas las atenciones eran para el pequeño. Eso alteró su sueño y ella empezó a tener miedo a la oscuridad, a querer dormir en la cama de sus padres, a no querer ir al colegio, y cuando su mamá tenía al pequeño en los brazos y regazo, la niña buscaba apoyo en su papá, de una forma casi asfixiante.

En estos momentos la madre, con tantos quehaceres, no suele darse cuenta de lo que está ocurriendo con su hijo o hija mayor. En la serie el padre se da cuenta de lo que ocurre con su niña, y habla con la madre. Resulta que deciden comprar un regalo para que el bebé se lo dé a su hermana. Mala idea, ya que la niña abandona la muñequita que le dieron.

Lo que sí resultó positivo fue dialogar con la niña. La hicieron comprender que su actitud era equivocada, que ella tenía mucho que enseñar a su hermanito, y participar en su cuidado, e intentaron que la vida de la niña volviera a su curso anterior a la llegada del hermanito.

No se trata solo de controlar los celos del hijo mayor, lo ideal sería prepararle antes, desde el embarazo, para la llegada de su hermanito, buscando no dejarle de lado y respondiendo siempre a sus necesidades. Hace falta mucha comprensión y paciencia en esta etapa. Poco a poco, el niño irá reconociendo y aceptando la nueva situación, dándose cuenta de que los cambios son buenos, y de que la "corona" no pertenece a uno solo, y sí a toda la familia.