Recetas de puré para la comida de tu bebé

Ha llegado la hora de realizar los purés para tu bebé. Seguramente tu pediatra o enfermera ya te ha dado las pautas para la introducción progresiva de alimentos, pero aún así somos nosotras las que debemos realizar amorosamente los menús para nuestro pequeño gourmet.

Así que, de mamá a mamá, os daremos un par de sencillas recetas. Recuerda que, en principio, no debes preocuparte porque los ingredientes no sean muy variados. Durante el primer año, es preferible no introducir demasiados sabores nuevos para prevenir posibles reacciones alérgicas.

Ideas para preparar purés a tu bebé

Recetas de puré para bebés

Receta de puré con carne. Para empezar debemos empezar con la carne de pollo que es la que mejor se tritura, y es de sabor suave.
Ingredientes:
- 100 grs. de pollo, ternera, cordero, pavo o cerdo (quitando partes grasas)
- 50 grs. de patatas (las patatas deben ser viejas, las nuevas son más ácidas y se digieren peor)
- 40 grs. de zanahoria
- 40 grs. de judías verdes o/y calabacín (pelado), acelgas, calabaza (si nuestro bebé tiene preferencia por los sabores dulces)
- 10 grs. de aceite de oliva

Elaboración. Se pone a hervir todo, menos el aceite, introduciendo además: 100 grs. de pollo, ternera, cordero o magro de cerdo. Batir bien echando un chorrete de aceite en crudo.

Receta de puré con pescado. El pescado blanco es muy indicado para dietas blandas. Si tu hijo tiene diarrea o gastroenteritis le puedes ofrecer un puré a base de pescado blanco y arroz, con patata o zanahoria.
Ingredientes:
- 100 grs. de merluza, lenguado, rape, etc. (a partir del 10º mes o el año, también podemos emplear pescado azul)
- 50 grs. de patatas
- 40 grs. de zanahoria
- 40 grs. de puerro (quitar bien las partes verdes que son más fibrosas) y judías verdes o calabacín (pelado)
- 1 yema de huevo (a partir del año el huevo entero) al final de la cocción
- Unos granitos de arroz (si no está estreñido)
- 10 grs. de aceite de oliva

Elaboración. Ponemos todo junto a hervir, salvo el aceite de oliva y el huevo que lo escalfaremos al final de la cocción. El aceite de oliva hay que añadirlo en frío y batir bien para conseguir mezcla homogénea.

Patro Gabaldón