Los grandes enemigos de la espalda de los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

La falta de una actividad física, el excesivo peso de las mochilas y los malos hábitos de postura provocados en muchos casos por la falta de ajuste al mobiliario escolar, son algunos de los grandes enemigos de la espalda de los niños. Las molestias de la espalda, que van desde unos fastidiosos dolores hasta una escoliosis, aumentan y afectan hoy hasta a un 70 por ciento de los niños.

La mochila escolar de los niños

El peso de la mochila de los niños

Según expertos de la Fundación Kovacs, un tercio de los escolares transporta una carga superior al 10 por ciento de su peso, el límite recomendado para los adultos. Por eso, no es de extrañar que cada vez más los niños padecen de dolor de espalda, antes de los 15 años de edad. El peso de la mochila escolarno debe sobrepasar el 15 por ciento del peso corporal del niño. Debe adaptarse a la edad y el tamaño del niño, por lo que es desaconsejable utilizar la misma mochila durante varios años. De no seguir estas advertencias, los niños pueden sufrir problemas musculares o sobrecargas.

El ejercicio físico. Entre todas las medidas preventivas de las molestias de la espalda, la actividad física durante la infancia es la más importante bajo el punto de vista de los expertos. Es indispensable y necesaria para que la columna vertebral de los niños adquiera su forma adecuada y definitiva. La práctica de ejercicios físicos previne y reduce el riesgo de padecer dolores de espalda.

El mobiliario escolar. Otro factor a considerar en lo que se refiere a las causas de las molestias de la espalda de los niños es la mala postura debido a un inadecuado mobiliario escolar. Los expertos recomiendan la utilización de sillas y pupitres de altura regulable que puedan ser ajustados a la estatura de cada niño, favoreciendo así a su postura. Es aconsejable que los profesores corrijan la postura de los alumnos, pidiendo que ellos se sienten lo más atrás posible en la silla, que mantengan la espalda recta y los codos apoyados.

La alimentación. Tanto el desayuno como la comida y la cena deben son factores que los padres deben vigilar en el día a día de sus hijos. El sobrepeso y la obesidad infantil son agentes que colaboran a las molestias de la espalda de los niños, lo que hace con que la prevención sea cada vez más necesaria. Los niños deben evitar el consumo de azúcares y grasas saturados, incluidos los bollos industrializados, los "snacks" y los refrescos. Lo ideal seria que llevaran un bocadillo y una fruta para la merienda del colegio. No se puede ignorar de lo que dicen los expertos. Ellos aseguran que si un niño padece dolor de espalda en la adolescencia, eso aumenta el riesgo de padecerlo de manera crónica en su edad adulta.