Aumenta el hipotiroidismo en el embarazo

Los casos de hipotiroidismo en el embarazo están aumentando entre las mujeres. Los trastornos de la glándula tiroides son más frecuentes durante la edad reproductiva de la mujer.

La frecuencia es mayor entre las mujeres portadoras de enfermedades autoinmunes y aunque antes se consideraba inofensivo, hoy sabemos que puede traer graves complicaciones a la embarazada y a su bebé.

El hipotiroidismo puede complicar el embarazo

Hipotiroidismo en el embarazo

Con motivo de la celebración del Día Europeo del Tiroides, merece la pena resaltar que un reciente estudio, que evaluó a 500.000 mujeres embarazadas en Estados Unidos, encontró que el 15,5 por ciento de ellas tenían pruebas positivas para hipotiroidismo gestacional, una cifra mucho más alta de lo que se había calculado previamente. 

El hipotiroidismo gestacional es una enfermedad relacionada con el embarazo poco conocida, pero que sin embargo se asocia, cada vez más, con una serie de complicaciones médicas relevantes para las mujeres y sus bebés, como dificultades para quedar embarazada, aborto involuntario, hipertensión inducida por el embarazo, diabetes gestacional, bajo peso al nacer y un desarrollo anormal del cerebro del feto, que puede conducir a un cociente intelectual más bajo.

El estudio también encontró que las mujeres de 35 a 40 años, tenían una probabilidad 1,8 veces mayor de desarrollar hipotiroidismo gestacional que aquellas entre los 18 años de edad hasta los 24 años. Las mujeres asiáticas (19,3%) presentaron las tasas más altas de riesgo de hipotiroidismo que cualquier otro grupo étnico, mientras que las mujeres obesas, que pesan más de 124 kg tenían 2,5 veces más probabilidades de desarrollar hipotiroidismo en el embarazo que aquellas con un peso entre 45 kg y 56 kg.

El hipotiroidismo puede presentarse durante o después del embarazo y también puede afectar la capacidad de una mujer para quedar embarazada. La dificultad para diagnosticar el hipotiroidismo reside en que muchos de los síntomas del hipotiroidismo están ocultos por los síntomas típicos de embarazo tales como fatiga, aumento de peso y menstruación anormal, y como consecuencia, la enfermedad ni se diagnostica ni se trata. Además, el riesgo de desarrollar hipotiroidismo aumenta con la edad, precisamente cuando ahora las mujeres retrasan sus embarazos por encima de los 35 años. Los síntomas del hipotiroidismo posparto pueden ir desde fatiga y depresión, a irritabilidad y ganancia de peso.

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com