Bullying o maltrato hacia los profesores

Con mucha tristeza en Colombia, vimos hace unos meses, unas terribles imágenes de una docente maltratada por unos estudiantes adolescentes que la insultaban mientras ella intentaba hacer su trabajo. Abandonó el aula de clase en medio de risas y burlas de todos sus alumnos que le lanzaban objetos. No sé qué paso después, pero en su situación yo hubiera salido a llorar sintiéndome impotente frente a la situación. 

En mi casa tengo una tía y una prima docentes que he visto calificar exámenes los fines de semana sacrificando su tiempo y amando su profesión, por ellas y por los profesores que he tenido a lo largo de mi vida en el marco de su celebración mundial escribo esta reflexión.

Acoso escolar y violencia contra los profesores

Maestraofuscada

El maltrato a los docentes no es nada nuevo. En varios países los amenazan de muerte, son maltratados física y verbalmente por alumnos y padres de familia y parece que no pasa nada. De hecho las cifras que busqué en internet para nutrir este artículo son insuficientes, cada país maneja cifras diferentes, además hay buen número de maltratos no denunciados dado que muchos profesores se niegan a hablar por miedo o por vergüenza. Además se trata de una violencia cotidiana. De un matoneo que escoge como víctima a quien supuestamente tiene más poder, pero que frente a grupos enteros no tiene como actuar. 

Te invito a buscar en videos en internet de profesores golpeados, insultados. Eso es bullying. Como maltrato escolar es también la ejercida por redes sociales, correos amenazantes a los profesores, problemática que también va en aumento. El chat usado para realizar memes en los que se burlan del maestro, eso también es matoneo. 

Lo más grave es que la intolerancia frente al que enseña ha dejado profesores muertos. Esa profesión, a la que celebramos este 5 de octubre su día mundial, es de alto riesgo en varios países del mundo, por situaciones de guerra donde la escuela se convierte en blanco de atentados, por pertenecer a sindicatos y por situaciones de intolerancia. 

Ahora, qué hacer. Si eres padre de familia, enseña en casa el respeto por ese maestro en el colegio, puede que él se equivoque, pero cuando lo haga acércate a él de una manera respetuosa, no hables mal de él frente a tus hijos.  Fomenta el respeto a la autoridad, pues tu eres la autoridad en tu casa y esto se te puede devolver. Ayuda a construir un mundo más tolerante, donde los pequeños respeten, como lo hacíamos antes, a los mayores. Si el caso es contrario y tu niño es maltratado por su profesor, denuncia.  

Debemos trabajar juntos para evitar el bullying cualquiera sea su manifestación y por desterrar de las aulas la violencia y que nuevamente sean el lugar propicio para aprender.