Tratamiento de los problemas de aprendizaje de los niños

Cómo tratar y llevar los problemas que tienen los niños para aprender

Los problemas de aprendizaje pueden tener consecuencias negativas para el desarrollo intelectual y afectivo de los niños. Si no se identifican y se tratan a tiempo, la autoestima, la valoración personal, la socialibilidad y, en general, las actividades diarias del niño se pueden ver afectadas. Una identificación a tiempo es fundamental para iniciar su tratamiento cuanto antes. En contra de lo que pueda pensarse, los problemas de aprendizaje no tienen una relación directa con el cociente intelectual del niño, sino con su capacidad de trabajo, el interés que presta a los estudios y las técnicas que pone en marcha para aprender.

Evolución de los problemas de aprendizaje

Cómo tratar problemas de aprendizaje de los niños

Sus efectos pueden ir aumentando y agravándose con el tiempo. Así, por ejemplo, un niño que no aprende a sumar en la escuela primaria, no podrá entender el álgebra en la escuela secundaria. El niño, al esforzarse tanto por aprender, se frustra cada vez más y desarrolla problemas emocionales derivados de una baja autoestima ante tantos fracasos. Algunos niños con problemas de aprendizaje se portan mal en la escuela porque prefieren que los demás piensen que son "malos" antes de que crean que son "estúpidos".

En 1983, la American Bar Association señaló que existe un vínculo inequívoco entre los problemas de aprendizaje no diagnosticados a tiempo y la delincuencia juvenil. Los psiquiatras de niños y adolescentes indican que los problemas de aprendizaje se pueden tratar y merecen una evaluación personalizada por un experto que pueda enjuiciar los diferentes factores que afectan al niño. Un psiquiatra de niños y adolescentes puede ayudar a coordinar la evaluación, trabajando también en colaboración con profesionales de la escuela y profesores para clarificar si existe un problema de aprendizaje.

Cómo se tratan los problemas de aprendizaje

El tratamiento se inicia dialogando con el niño y la familia para evaluar la situación. A continuación, se revisan las pruebas educativas y se consulta con la escuela para que el psiquiatra de niños y adolescentes recomiende si es necesario llevar a cabo ayudas especiales como logopedia o una terapia de educación especial. Establecer los pasos que deben seguir los padres para ayudar al niño y recomendarles la terapia más adecuada para que su hijo pueda lograr el máximo de su potencial de aprendizaje, es fundamental para iniciar el tratamiento.

Algunas veces, se recomienda seguir psicoterapia individual o de familia. En algunos casos, se precisan medicamentos si se detecta un TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. En general, es importante reforzar la confianza del niño en sí mismo porque aumentar su autoestima influirá en su desarrollo y ayudará a sus padres y a otros miembros de la familiaa entiender mejor la situación para poder hacer frente a la realidad de convivir con un niño con problemas de aprendizaje.

Niños genios y el aprendizaje

A lo largo de la historia, podemos encontrar varios personajes que, a pesar de haber presentado problemas en el aprendizaje, destacaron de manera exitosa en sus vidas. Estas personas contribuyeron significativamente al desarrollo de la raza humana. Sirven de modelo y nos indican el potencial que nuestros estudiantes pueden alcanzar, si se les diagnostica y se les pone tratamiento a tiempo. Algunas de estas personas son: Thomas Alva Edison, Alexander Graham Bell, Leonardo Da Vinci, Albert Einstein, Beethoven, Winston Churchill, John F Kennedy, Walt Disney o Tom Cruise, entre otros.

Fuente consultada:
- American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)