Los padres y la educación sexual de los hijos

La educación sexual se construye desde la infancia

La educación sexual es un proceso largo, que se va construyendo a lo largo de toda una vida. Siempre hay tiempo de corregir e intervenir para que el niño vaya mejorando su concepto, su conocimiento y su vivencia sobre la sexualidad.

Como tantas otras tareas en materia de educación, esa no es la más ni la menos fácil para los padres. Normalmente, se estimula el desarrollo del niño, y se está muy pendiente de su evolución cuanto a la autonomía para comer solos, caminar, adquisición de buenos hábitos..., pero, se olvida la sexualidad.

Los padres y la sexualidad de sus hijos

Educación sexual, padres e hijos

Existe todavía demasiado cuidado, 'respeto' y, en muchos casos un cierto tabú, al hablar del tema, sobre todo, entre padres e hijos. Es bueno saber que, asumiendo o no la tarea de orientarlos en educación sexual, charlando o no con ellos, los padres estarán dando educación sexual.

Dependiendo de la actitud de los padres, los niños aprenden si el sexo es bonito o feo, correcto o incorrecto, un tema de conversación o no. Los padres son un modelo con sus actitudes, hablen o no del tema. Que el niño no pregunte, no significa que no quiera saber. Puede que simplemente no se anime a preguntar por recelo haica la actitud que sus padres tendrán hacia el tema.

Todavía en muchas casas, cuando un niño pregunta algo relacionado con la sexualidad es mal interpretado como 'grosero' porque lo preguntó en voz alta, 'mal educado' porque lo preguntó a otra persona, 'fuera de lugar' porque preguntó en la escuela, o 'degenerado' porque se siente demasiado interesado y curioso en el tema.

Los padres deben tener muy claro el tipo de orientación sexual que desean dar a sus hijos. Deben considerar que, hoy día, los niños están muy expuestos a todo tipo de información sobre el sexo. En razón de eso, es necesario 'vigilar' las actividades de los niños, y si es el caso, ofrecer nuevas opciones de entretenimiento, buscando programas, comprando discos y ropa que estén de acuerdo con la edad del niño, y así garantizar un mínimo de protección. Es conveniente que los niños no sobrepasen etapas, que no abandonen los juegos infantiles por imitaciones más adultas o comportamientos similares.

La información sexual adecuada protege a tu hijo

Otra actitud que los padres no deben olvidarse es la de evitar aquella vieja historia de separa los niños y niñas en grupos distintos, en lo que se refiere a la sexualidad. Se debe hablar con los dos sexos por igual, independientemente del sexo que tenga. El hecho de negar igual derecho a la información, a la formación, y al placer puede favorece la actitud pasiva de los niños cuando han sido educados para la sumisión. Esta educación da lugar a personas muy poco preparadas para resolver posibles problemas en el futuro. La información adecuada a los hijos les ayudará después a enfrentarse a un posible abuso sexual o a una enfermedad. En resumen, les protegerá.