Parto de gemelos o mellizos. Parto múltiple

La preparación, los cuidados y las complicaciones de un parto múltiple

En los últimos años, el número de partos múltiples ha aumentado notablemente. Un parto múltiple tiene sus riesgos, pero gracias al control médico, la mayoría de las posibles complicaciones se pueden prever con antelación, para adoptar soluciones concretas. En general, tanto el momento como la forma del parto no se pueden predecir. Cuando se trata de un embarazo de un solo bebé, es posible acertar al hacer algunas previsiones en cuanto al momento del alumbramiento, pero tratándose de un parto de gemelos o mellizos, es mucho más difícil.

Tipos de parto de gemelos o mellizos

Parto de gemelos

El tipo de parto dependerá de la posición de los bebés dentro del útero. La mayoría de los bebés, a medida en que se va acercando el día de su nacimiento, se posicionan en posición cefálica, es decir, cabeza abajo. Pero en el caso de los gemelos o mellizos es normal que presenten distintas combinaciones en la posición que adopten y, según esta posición, el equipo médico optará por el tipo de parto más indicado. Las probabilidades de que el parto de un embarazo múltiple sea por cesárea, es más grande que en un parto de un único bebé. Como en cualquier parto, también pueden presentarse problemas con el cordón umbilical o la posición de la placenta.

Normalmente, aunque no siempre, en un embarazo gemelar los bebés suelen ser más pequeños y pesan menos. Al tener unas dimensiones inferiores a las de otros bebés, su expulsión por vía vaginal es más fácil que en un parto de feto único. Sin embargo, el tamaño no es lo único que importa para determinar si los dos bebés nacerán por vía vaginal o por cesárea.

La elección entre cesarea o vía vaginal depende de varios factores:

1. El momento en que se inicie el parto, ya que si es muy prematuro, no es posible efectuarlo por via vaginal.
2. La posición de los fetos.
3. Si hay sufrimiento fetal.
4. Si existen otro tipo de complicaciones.

Complicaciones en el parto de gemelos o mellizos

Las complicaciones más frecuentes que se pueden producir en un parto de gemelos o mellizos suelen ser:

1. Dilatación lenta. En los embarazos múltiples, es normal que las contracciones sean menos intensas y, por tanto, la dilatación más lenta. La razón es que la matriz está muy distendida por el peso de los fetos y los músculos uterinos pierden flexibilidad y no provocan las contracciones deseadas. Para solucionar este problema, se administra oxitocina a la madre.

2. Fetos mal colocados. Con la ecografía, los médicos previsualizan la posición de los fetos para tomar las decisiones adecuadas.

3. Cordones umbilicales enredados. Se produce en caso de gemelos univitelinos, es decir, que comparten bolsa amniótica.

4. Compresión del cordón umbillical. El peligro de que el cordón quede comprimido se presenta cuando el cordón del primer bebé se adelanta a la presentación del segundo bebé. En este caso, es posible que el bebé no reciba suficiente oxígeno, es decir, padezca sufrimiento fetal. Para evitarlo es necesario practicar una cesárea.

5. Desprendimiento de placenta. A veces, puede ocurrir después del nacimiento del primer bebé. Para evitar posibles síntomas de sufrimiento fetal en el segundo bebé, se debe extraer a este último inmediatamente.

6. Retención de placenta. Puede solucionarse realizando un alumbramiento manual.

7. Hemorragia posparto. Esta complicación tiene lugar cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse por sí mismo. Es necesaria la administración de fármacos.

El momento del parto de gemelos

En los partos múltiples, suelen estar presentes, además de un ginecólogo y/o matrona, un anestesista y un neonatólogo para que valore a los bebés en el momento de nacer. Es aconsejable que la clínica o el centro hospitalario tenga una unidad especial de bebés prematuros.

Durante el parto, la madre estará conectada a un monitor fetal para que el médico pueda controlar el progreso de cada bebé. Si el parto es vaginal, como los bebés suelen ser más pequeños, su tamaño facilitará el empuje para que salgan. Tras el alumbramiento, deben examinarse cuidadosamente las placentas y membranas para establecer la zigosidad. En caso de que necesites una cesárea, recibirás anestesia y te harán una incisión vertical y horizontal en el abdomen y el útero. Los bebés saldrán a intervalos de unos pocos minutos. En caso de parto prematuro, los bebés serán trasladados de inmediato a la UCI neonatal para recibir atención especial.

Posición de los fetos en el parto de gemelos o mellizos

La posición de los bebés en el interior del útero materno va a determinar el tipo de parto que tendrá la mamá. Las estadísticas dicen que en el 75-80 por ciento de los casos, el primer gemelo suele estar en posición cefálica es posible un parto vaginal espontáneo. No obstante, el segundo gemelo debe nacer en los siguientes veinte minutos. Si después de esa espera, el segundo bebé no ha nacido, el equipo tiene que intervenir para evitar el sufrimiento fetal o la falta de progreso. Entre las posibilidades de actuación están:

- La extracción de nalgas
- La ventosa si la presentación es cefálica, pero el bebé en la parte alta del útero
- Los forceps, cuando el bebé tiene la cabeza encajada
- La cesárea

Marisol Nuevo