Los niños que se ensucian al comer son más independientes

La relación del niño con la comida dice mucho sobre su personalidad

Meybol Lorena Ramírez

Manchas en la ropa, cabello lleno de comida, rostro sucio, comida en el piso y mamá casi al borde del colapso pensando que su hijo no come y que solo que juega con la comida… ¿Te suena esta estampa? Si tu hijo se ensucia mientras come, ¡no te preocupes! ¡Todos son beneficios! Y es que este comportamiento está muy relacionado con el carácter y la personalidad del pequeño y con su autonomía. 

Por qué debes dejar que los niños se ensucien al comer 

niños que se ensucian al comer

Cuando el niño se inicia con la alimentación complementaria, muchos padres se estresan mucho: la cocina sucia, la ropa manchada, todo tirado por el suelo… ¿Realmente esta situación debe ser un estrés? ¿Es tan mala como parece? La respuesta es No, y es que debes permitirle a tu hijo que se ensucie mientras come. 

Al inicio y en el transcurso de la  alimentación es común que creamos que nuestros pequeños son una especie de 'robots': ellos reciben el alimento sentados en su trona y nosotros, los padres, le damos la comida.

Algunos progenitores, incluso, tienden a escandalizarse cuando su hijo se ensucia al comer y toman actitudes poco beneficiadoras como correr a buscar paños para limpiarlo, regañarles y, en muchos casos, llegan a castigar a los pequeños por su comportamiento. Es muy normal y habitual que los padres deseen una mesa ejemplar, limpia y sin rastros de comida, pero, más allá de ello, ¿tiene esto algún efecto positivo para el niño?

Es importante que los padres (o el cuidador, según lo precise) logren establecer una relación positiva entre el niño y la comida que influya en el consumo de alimentos sanos y variados para minimizar el rechazo a la comida. También es importante evitar la insistencia en el momento que se da de comer porque puede acarrear problemas futuros en el comportamiento alimentario del pequeño. Y todo esto se puede hacer si dejamos que el niño se ensucie durante la alimentación. 

Uno de los aspectos más llamativos en el desarrollo emocional en los niños es la búsqueda de independencia, si bien es cierto que la infancia tiene diferentes etapas, esta es una de las  más importantes. Los niños quieren demostrar que son capaces de cuidar de sí mismos y hacer las cosas 'solos' y sin la ayuda de nadie. 

En ese intento de búsqueda de su independencia, la fase exploratoria es de vital importancia, sin duda alguna, alimentarse solos y ensuciarse mientras comen les genera gran beneficio y es uno de los aspectos que refleja esa búsqueda de independencia. Por ello es de vital importancia dejar que el niño mientras coma se ensucie por diferentes razones:

debes dejar al niño que coma solo

- Desarrollará más sus habilidades motoras (desarrollo psicomotor, coordinación oculo-motora, adquisición de la motricidad fina y gruesa).

- Regulará la velocidad a la que come.

- Tendrá mayor conciencia sobre su cuerpo (sabrá dónde está su boca o qué fuerza tendrá que aplicar  para llevarse la comida a la misma).

- Disfrutará comiendo y vosotros viéndole comer (aunque os infartéis por verle todo sucio)

- Descubrirá y se familiarizará con el alimento, lo que lleva a una mayor variedad y aceptación al experimentar las diferentes texturas y sabores sin restricciones.

- Aprenderá a comer con seguridad.

Así que os invito a armaros de paciencia, y a la hora de la comida de tu hijo, vístele con ropa cómoda que no importa que la ensucie y, al finalizar, simplemente limpia todo y a él también.

Y, sobre todo, no limitéis todo lo que puede experimentar a través de ensuciarse con los alimentos… Al final, le será beneficioso no solo a él, sino a ti también, porque desarrollará muchas aptitudes (es parte de su aprendizaje) y aceptará con mayor facilidad diversos alimentos! Además, con el paso del tiempo, sus habilidades mejorarán y se irán perfeccionando hasta ser capaz de comer por sí mismo sin ensuciarse. ¡Todo son ventajas!