Qué siente la mujer en su cuerpo cuando produce leche materna

Cambios en los senos de la madre durante el embarazo y posterior al nacimiento de su bebé

Uno de los momentos más esperados por muchas mujeres embarazadas llega después del parto cuando el instante de dar el pecho a su bebé es casi inminente. ¿Qué siente la mujer en su cuerpo cuando produce leche materna? ¿Qué es normal y qué no es normal? En las siguientes líneas daré respuesta a estas preguntas.

Cambios en los senos de la mujer durante el embarazo

cambios en los senos de la mujer durante el embarazo

El proceso de cambios a nivel de las mamas y producción de leche comienza durante el embarazo, pero por supuesto todo dependerá de cada organismo. Para unas gestantes los cambios son muy marcados desde el inicio,  para otras serán menos evidentes, al punto de generarles esto cierta inquietud, ya que llegan a pensar que no podrán producir leche para sus hijos(as).

Los cambios fisiológicos que se pueden presentar van desde sensibilidad más marcada, sobre todo al roce de las mamas, edema o hinchazón de las mismas y oscurecimiento de la areola y de los pezones.

También aparecen unas protuberancias, a nivel de las areolas, que secretan una sustancia que permite lubricar el pezón y toda esa zona, y le da un olor característico a la mama (olor a líquido amniótico) que permite que el bebé consiga agarrarse rápidamente el pecho para iniciar el amamantamiento.

Todo esto se va intensificando a medida que el embarazo progresa, sin embargo, como dije anteriormente, no son cambios constantes, son variables de acuerdo a cada organismo, al punto que habrá mujeres que los sientan desde un principio, otras en la medida que transcurre el embarazo y otro porcentaje ya al final del mismo.

¿Cuándo comienza la embarazada a producir la leche materna?

La leche humana o leche materna es un compuesto de células vivas que contiene los nutrientes adecuados para la mejor alimentación de los niños(as), que se va transformando de acuerdo a las necesidades nutricionales del pequeño y que genera una gran variedad de beneficios, tanto para él o la bebé, la madre, la familia y el ambiente.

Cuando la mujer llega al segundo trimestre del embarazo, comienza la producción de leche materna (lactogénesis), la cual se mantendrá hasta la llamada subida o bajada de la leche, que corresponde al cuarto o quinto día posterior al nacimiento del bebé.

Esta primera leche es llamada precalostro, el cual es un líquido espeso, de color amarillento, compuesto por células, plasma, minerales como sodio y cloro y por lactosa, entre muchos otros componentes. Viene siendo el precursor del calostro, que es la primera leche que recibirá el recién nacido(a) a través del pecho de su madre y que viene reforzado, además, por millones de inmunoglobulinas (anticuerpos) que tienen como función reforzar su sistema inmunológico para protegerlo, sobre todo, de enfermedades infecciosas.

En este tiempo algunas mujeres pueden no tener ninguna sensación o muy poca sensibilidad en sus mamas, en cambio otras pueden referir mucha sensibilidad e incluso de forma espontánea o al presionar el pezón podrían observar la salida de pequeñas gotas de precalostro o calostro, el cual, a veces, lo describen como pequeñas costras blancas que aparecen en esa área. Sin embargo, la salida de esta leche no genera ningún dolor, o sea, se considera indolora, por lo que, si la gestante refiere dolor o salida de un líquido sanguinolento o de otro color, debe consultar inmediatamente con su ginecólogo o matrona.

Según el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, esta salida o muestra de precalostro no debe preocupar o alarmar a la gestante, ya que no significa ningún peligro para el embarazo para la mujer, para el bebé ni para la futura producción de leche (muchas gestantes piensan que pueden quedarse sin leche para el momento del nacimiento del bebé).

Qué sensaciones experimenta la mujer con la lactancia materna

qué siente la mujer cuando produce leche materna

Cercano al nacimiento comienzan a descender las hormonas del embarazo (estrógenos y progesterona) que mantenían baja la producción de leche. Al nacer el bebé y posterior salida de la placenta, comienza a elevarse la hormona prolactina, que será la encargada de producir leche. La oxitocina también se eleva, para permitir la salida de la leche de los senos lactíferos hacia la boca del recién nacido(a), además, de producir contracción a nivel de la musculatura uterina para que pueda regresar paulatinamente a su tamaño normal.

La salida del calostro será en pequeñas gotas, lo cual será suficiente para alimentar al recién nacido(a) (aproximadamente de 2 a 20 mililitros por toma) las primeras horas/días, pero esto genera angustia y estrés en la madre, ya que piensa que esa cantidad será muy poca para alimentar a su bebé, aunado a la sensación de pechos vacíos y sin cambios importantes en la sensibilidad.

Pero a partir del cuarto o quinto día posterior al nacimiento, el pico de prolactina se eleva mucho más y sucede la llamada subida o bajada de la leche, manifestada físicamente por un aumento del tamaño de las mamas y por diferentes sensaciones que van desde hormigueo, corrientazos, puyazos e incluso dolor. Las mamas están muy turgentes y duras, a la par que aumenta la producción de leche, en la medida que el bebé succiona la mama a libre demanda (a mayor succión, mayor producción).

En conclusión, las sensaciones que puede tener una mujer durante su embarazo o posterior al nacimiento de su hij(a) en cuanto a la producción de leche materna va a depender de cada organismo. Nada es fijo, todo es relativo, pero lo importante es informarnos, asesorarnos y empoderarnos sobre lo que es normal y lo que puede suceder durante el embarazo y posterior al nacimiento para sentirnos seguras y tranquilas de lo que está sucediendo.

Puedes leer más artículos similares a Qué siente la mujer en su cuerpo cuando produce leche materna, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: